Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Dos mujeres fueron salvajemente asesinadas en diferentes sucesos que se registraron ayer en las localidades bonaerenses de Monte Grande y Tortuguitas. La primera de las víctimas apareció acuchillada en el interior de una vivienda; mientras que el otro episodio se descubrió en un terreno baldío.

Los voceros del departamento judicial de Lomas de Zamora revelaron que el primero de los hechos se descubrió en una finca situada en Mariano Moreno al 800, entre Alfonso Amat y Salta, en el denominado Barrio Parque Delfino, en Monte Grande, cuando los pesquisas policiales de la comisaría 1ª de Esteban Echeverría hallaron el cadáver ensangrentado de una mujer identificada como Mónica Acosta, de 38 años, que presentaba tremendas heridas de arma blanca en diversas partes del cuerpo.

Al respecto, los integrantes de la seccional opinan que la infortunada víctima habría sido agredida por un sujeto y, en dicho sentido, hasta el momento tienen 2 sospechosos en la causa (una ex pareja de Acosta y un individuo que actualmente mantenía un vínculo sentimental con la occisa). Los investigadores consideran que la mujer discutió de manera acalorada con el criminal, hasta que el forajido la atacó a cuchilladas, provocándole el deceso. El caso provocó gran consternación entre los distintos habitantes del humilde vecindario, quienes reclamaron justicia.

El otro ilícito

Por su parte, la otra mujer fallecida, de aproximadamente 20 años y cuya identidad se desconoce, apareció en un descampado ubicado en el cruce de avenida Constituyentes y Capitán Bermúdez, en Tortuguitas.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, la víctima fue localizada por los integrantes de la seccional de Tortuguitas (4ª de Malvinas Argentinas) luego de recepcionar una denuncia al número telefónico de emergencias 911.

Autoridades pertenecientes al departamento judicial de San Martín, que tomaron intervención en el expediente, señalaron que la muerta tenía un tatuaje que decía "María".

Trascendió que la muchacha, que estaba boca abajo, ya había entrado en proceso de descomposición y, por dicho motivo, los investigadores consideran que perdió la vida hace algunos días, ignorándose si la muerte sucedió en el citado predio o bien se produjo en otro lugar de la zona, en el noroeste del conurbano provincial.

El personal de los tribunales resolvió que se lleve a cabo una serie de pericias en el cadáver, aunque se estima que la muchacha fue salvajemente asesinada.