Pesquisas policiales de la comisaría 1ª de Moreno lograron detener a un peligroso motochorro, quien era intensamente buscado por haber asesinado salvajemente a balazos a un pibe, de 15 años, en un cruento suceso que se registró en 2016 en la localidad bonaerense de La Reja.

Los voceros judiciales revelaron que el individuo, llamado Lucas, de 16 años, se encuentra sindicado como responsable material del crimen a balazos de Miguel Agustín Mallo.

El tremendo hecho se produjo el 8 de octubre de 2016 cuando la infortunada víctima y su tía, de 24 años, habían concurrido a un quiosco, oportunidad en la que apareció en escena el marginal, en el cruce de San Cayetano y San Ramón, en jurisdicción de La Reja.

Al ver al malviviente, que se desplazaba a bordo de una motocicleta, el chico pretendió huir a la carrera pero el forajido no dudó en agredirlo a disparos para después fugar rápidamente y refugiarse en las calles del humilde vecindario.

Mallo tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Mariano y Luciano de la Vega, en el citado distrito, aunque finamente dejó de existir a raíz de las graves heridas y pese a la tarea desarrollada por los facultativos del establecimiento.

Basándose en los datos aportados por testigos de la ejecución, los investigadores llevaron adelante, desde aquel momento, diligencias con el fin de localizar al sujeto.

Quiso huir

Autoridades de la seccional 1ª de Moreno apresaron a Lucas en la esquina de Libertador y Piovano, tras una persecución de 300 metros y luego de que, junto a un cómplice, de 17 años, tratara de robarle una moto Honda Titán a un joven, de 18.

Los ladrones circulaban en un vehículo de similares características, que de inmediato fue incautado por integrantes de la mencionada dependencia policial. De acuerdo con lo manifestado por los informantes, Lucas y su compinche aparecerían involucrados en diversos asaltos consumados recientemente.

Versiones obtenidas en dicha zona, situada en el oeste del conurbano provincial, sostienen que el belicoso Lucas fusiló sin piedad a Mallo como consecuencia de viejas diferencias barriales. Intervino en la causa, que fue caratulada "homicidio", la doctora María Gabriela Urrutia, fiscal de la Unidad Funcional Nº 8 del departamento judicial de Moreno General Rodríguez.