NOTAS RELACIONADAS

  • Trump y Obama toman el té en la Casa Blanca

  • Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos

Cientos de personas convocadas por la organización DCMJ se reunieron hoy, en paralelo al acto de investidura de Donald Trump, en las inmediaciones de la plaza DuPont en Washington para repartir de forma gratuita miles de cigarrillos de marihuana para defender la legalización del cannabis.

La convocatoria, organizada por el grupo DCMJ, que impulsó la legalización de la marihuana en la capital estadounidense, busca alertar contra una hipotética marcha atrás durante la administración Trump del proceso de liberalización de su consumo en Estados Unidos.

Entre los participantes, una gran mayoría de críticos del nuevo presidente, también podía verse más de un simpatizante del magnate neoyorquino que se convirtió este viernes en el 45to. presidente estadounidense.

​El comunicado de la organización (público en su 

página web

) invitaba a aquellos que quisieran participar a “unirse en el lado oeste de Dupont Circle a las 8 de la mañana para beber café y té y observar el desfile hasta el National Mall”. Los cigarros de marihuana repartidos se encendieron en el minuto 4.20 del discurso de Trump para hacer referencia al número 420, el código cannábico.

‘Es un acto político, después de una de las campañas electorales más polarizadoras que se recuerdan”, explicó a EFE Adam Eidinger, director de la DCMJ.

En Washington es legal la posesión de marihuana pero está prohibida su comercialización. ‘Estamos realmente preocupados. Solo por condenas por posesión de marihuana han perdido el derecho al voto de manera permanente 2,5 millones de personas en los últimos 25 años”, agregó Eidinger, en referencia a las leyes en gran parte de los estados de Estados Unidos que suprimen tal derecho a quien ha sido condenado.

El nominado por Trump como fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, es un abierto oponente a la legalización de la marihuana, por lo que los activistas temen que puedan revertirse los avances logrados en los últimos años, cuando ocho estados permitieron su consumo recreativo (Colorado, Oregón, Washington, Alaska, California, Massachusetts, Maine y Nevada).

Timothy Kelly, quien votó por Trump, defendió la legalización como una cuestión de responsabilidad individual. ‘Es tu opción si quieres fumar o no. Pero la policía dedica más tiempo a cazar a gente que solo está fumando marihuana que la gente que está robando y disparando”, señaló Kelly a un grupo de periodistas.

Los manifestantes planeaban descender hacia la explanada nacional donde se celebran los actos de la ceremonia oficial de toma de posesión por parte de Trump.