Vecinos de la localidad cordobesa de Las Albahacas denunciaron que un perro que era cuidado por sus habitantes fue apuñalado y dejado en la vía pública, y pese a la atención brindada murió a causa de las graves heridas recibidas, en tanto desde la policía “insinuaron” que no hicieran la denuncia, según dijeron.

Un perro conocido como “Tato”, y que era cuidado por los vecinos de Las Albahacas, localidad distante unos 283 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Córdoba, murió luego de un día de agonía tras ser herido gravemente con un objeto cortante.

Según reveló una vecina a Telediario Digital, “Tato” había desaparecido de las calles por las que andaba habitualmente, y fue encontrado “casi cortado por la mitad”.

Señaló que en Las Albahaca “es como que todos los perros son del pueblo, van y vienen y la mayoría de ellos están en las calles y Tato era del barrio y cuando no aparecía, los vecinos empezaron a buscarlo”.

Relató que cuando lo encontraron “vieron que el perrito estaba casi cortado por la mitad”, y a pesar de los esfuerzos que se hicieron para salvarlo “no duró ni un día”.

Añadió que cuando intentaron hacer la denuncia, “la policía insinuó que ni siquiera hiciéramos la exposición porque iba a quedar todo en la nada”.
Precisó que una enfermera que atendió a “Tato”, dijo  “que tenía que ser un cuchillo muy filoso” el que se utilizó para cortarlo, “y que el que lo hizo sabía lo que hacía, y lo dejó así, con un hilito de vida para que el perrito sufriera”.
‘Fue un hecho aberrante y sarcástico, hecho por una mente muy enferma y maquiavélica” y añadió “la persona que lo hizo está ahí (en la localidad), todavía”.