NOTAS RELACIONADAS

  • Muerte, misterio y pueblada en Benito Juárez

  • Intendente de Benito Juárez negó complicidad policial

El jefe y subjefe de la comisaría de Benito Juárez fueron desplazados de sus funciones en esa dependencia tras el ataque contra dos adolescentes de 15 y 16 años, el primero de los cuales murió, y los destrozos cometidos por vecinos que atacaron una comisaría e incendiaron la casa de un supuesto sospechoso durante una marcha en reclamo de justicia, informaron fuentes oficiales.

Ambos jefes policiales pasarán a cumplir funciones en la policía de Tandil y fueron reemplazados por un comisario y un subcomisario de esa ciudad.

Por disposición del ministerio de Seguridad, el comisario Félix Silva y el subcomisario Luis Cristeche, hasta ahora a cargo de la comisaría de Benito Juárez fueron reemplazados en sus funciones por el comisario Alfredo Puig y el subcomisario Walter Alfredo Suárez.

El cambio se produjo luego de la muerte de Agustín Bustos, de 15 años, cuyas circunstancias aún se investigan, y las heridas sufridas por Agustín Rodríguez (16), que quedó internado, y los incidentes que se produjeron durante una marcha para reclamar justicia, en la que vecinos destrozaron la seccional local e incendiaron la casa de un supuesto sospechoso.

El hecho ocurrió el lunes a la madrugada, cuando un camionero encontró sobre la banquina de la ruta provincial 86, a 15 kilómetros del centro de la ciudad de Benito Juárez, a dos adolescentes que estaban inconscientes junto a sus bicicletas, con las que habían ido a pescar a una laguna cercana, y quienes presentaban golpes en distintas partes del cuerpo.

Cuando los familiares de las víctimas y los vecinos se enteraron del hecho convocaron a una movilización hasta la comisaría local para reclamar justicia, ante la sospecha que había sido detenida una persona como responsable del crimen.

Al descubrir que no había ningún detenido en la seccional, más de 300 personas comenzaron a tirar piedras contra el edificio, causaron destrozos en vidrios, puertas y ventanas.

Esto desembocó en incidentes con personal de Infantería, por lo que resultaron detenidas dos personas, según confirmó el intendente local Julio Marini, quien se encontraba dentro de la dependencia policial junto al responsable de la secretaría de Seguridad comunal, Horacio Alonso. 

Tras esos incidente los vecinos se dirigieron hasta una chatarrería cercana, donde prendieron fuego la vivienda y un vehículo, ya que acusaban al dueño del comercio de haber sido el instigador del crimen, incluso denunciaron que contrató a dos personas para que los agredieron a los chicos, a quienes les habría pagado unos 20.000 pesos. 

De acuerdo al informe alguien filtró información en las redes sociales de que hubo un instigador para matar a los chicos debido a que hace un mes, supuestamente, le habían prendido fuego a parte de la chatarrería y se dijo que el autor intelectual del ataque fue el dueño de este comercio, que se vengó de lo ocurrido.

La causa fue caratulada como “averiguación de causales de muerte y lesiones graves” por la fiscal Laura Margaretic.