Por Leonardo Schwartz
lschwartz@cronica.com.ar

La situación económica del país le impide a un importante porcentaje de la población hacer una gran erogación de dinero durante las vacaciones. Por eso, muchos turistas llegan a Mar del Plata con la premisa de despejarse, disfrutar de algunos días de descanso y gastar la menor cantidad de plata posible. Al menos así se ve reflejado en esta primera quincena de enero, en la que muchos optan por "pasar el almuerzo" con alguna comida rápida en la playa y recién acudir a los restaurantes por la noche, debido a que ahí los precios se elevan.

Con ese panorama bastante claro, "Crónica" emprendió una recorrida por la ciudad con la idea de conseguir datos más precisos respecto del gasto de la gente, como comer a orillas del mar, o de hacerle frente al imponente calor, ya sea mediante carpas o sombrillas.

¿Cuáles son los valores de las comidas en los paradores? Hamburguesa completa (50 pesos); hamburguesa simple, con un cono de papas y una gaseosa (75 pesos); superpanchos (30 pesos); superpancho con lluvia de papas y una gaseosa de 250 ml (40 pesos); ensalada de lechuga y tomate, con una ensalada de frutas y un agua (100 pesos); pechuga grillé (50 pesos).

En relación con estos valores, Tito, encargado de uno de los locales, nos comentó: "El aumento no depende de nosotros, sabemos que hubo un leve incremento pero también tenemos en claro que es más lo que se habla que lo que realmente ocurre respecto de ese tema. Acá, comer es accesible. El promedio por persona es de 100 pesos", inició su relato.

Y de inmediato agregó: "Estamos trabajando bien, se consume lo que está al alcance de la gente. De todas maneras, vemos las playas más pobladas los fines de semana, en el resto de los días las ventas merman un poco. Últimamente los turistas se pegan escapadas relámpagos por dos o tres días".

Al margen de esos números expuestos anteriormente, los que pisan la costa atlántica están obligados a afrontar otros gastos impostergables. Uno de ellos tiene que ver con los medios para esquivar el calor, especialmente en los horarios que el sol se convierte en un obstáculo difícil de eludir.

Al respecto, la mayoría de los que alquilaron departamentos y no cuentan con la posibilidad de tener una sombrilla, prefiere comprar antes que alquilar: "Hace 32 temporadas que trabajo en Mar del Plata vendiendo. Si bien la temporada viene muy tranquila, yo vendo igual. La sombrilla más económica cuesta 200 pesos y la reforzada, 600. Conviene adquirir una antes que pagar un parador por un día, que te arrancan la cabeza", nos contó sin temor a represalias Tony, quien cargaba sobre sus espaldas sombrillas para vender.

En tanto, para defenderse de su colega e incentivar a los clientes, Luis, encargado de las carpas, nos puso al tanto de sus precios: "Tenemos aproximadamente un 20% más de aumento si se toma como parámetro la temporada anterior. La carpa para 6 personas durante todo el día cuesta 500 pesos y las sombrillas para 5 personas valen 350. Ambos servicios cuentan con baños y vestuarios. Además, tenemos un lindo lugar para almorzar con precios realmente económicos, ya que con 100 pesos se puede comer un buen plato que viene acompañado por una bebida".