Un fuerte operativo policial fue desplegado en horas de la madrugada sobre la avenida Pueyrredón entre las avenidas Rivadavia y Corrientes, en el barrio porteño conocido como Once, para desalojar a los manteros de la zona, muchos de los cuales resisten cortando el tránsito en las calles de la zona, generando un caos de tránsito.

Los manifestantes prendieron fuego un contenedor de basura para expresar su descontento y exigían que los dejen trabajar, pese a que está prohibida la ocupación del espacio público para comerciar.

Además de decenas de efectivos de la nueva Policía de la Ciudad, en la zona se encuentran inspectores del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, personal de Higiene Urbana, de Tránsito y de Desarrollo Social.

"Muchos compañeros sabían que se iba a realizar este operativo y entonces no armaron y retiraron las cosas. El barrio está militarizado. Nos dijeron que también se hicieron algunos allanamientos en los domicilios particulares de los vendedores", indicó Omar Guaraz, de la organización Vendedores Libres.

Guaraz describió que "si bien la población que vende en Once es fluctuante, por día deben trabajar allí entre 1.500 y 3.000 compañeros".

"En los últimos cuatro años fueron desalojados 5.000 manteros en Avellaneda, Caballito y otros puntos de la Ciudad. Ninguno de esos compañeros fue relocalizado como le prometió la Ciudad. Las personas que venden en la calle son trabajadores y lo hacen porque no tienen otro medio de vida", indicó.

Desde la Ciudad propusieron un censo

La subsecretaria de Uso del Espacio Público de la Ciudad, Clara Muzzio, ofreció a los manteros del barrio porteño de Once registrarse en un censo para vender sus productos en un predio y advirtió que no dialogarán “con las organizaciones” que los nuclean ni “con las personas violentas”.

Estamos desde las dos de la mañana realizando este operativo. Tenemos la orden de ir contra la venta ilegal y la ocupación del espacio público”, expresó la funcionaria sobre el procedimiento realizado esta madrugada en la avenida Pueyrredón, que desató un piquete por parte de los comerciantes ilegales.

Muzzio enfatizó que estaban realizando un censo en la calle Perón para que “aquellos vendedores de buena fe puedan registrarse y ejercer la venta dignamente”, y remarcó: “Seguimos dialogando con los vendedores de buena fe; no vamos a dialogar con las organizaciones, no vamos a dialogar con las personas violentas”.

"Las veredas están hechas para circular"

El fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Luis Cevasco, advirtió los manteros “nunca tuvieron autorización” para vender sus productos a la vera de la avenida Pueyrredón y argumentó que “las veredes están hechas para circular, no para comerciar”.

La única manera de estar allí era coimeando a la Policía, hoy tenemos una nueva Policía”, manifestó. Cevasco sostuvo que en la zona del barrio de Once, donde esta mañana se concretó un operativo de desalojo de los manteros, “hay una gran actividad clandestina e ilegal y tiene que terminar”.