Dijo que “nunca hay un anuncio oficial por parte del Gobierno o  de las compañías petroleras, llegado el momento, comunican a las  estaciones de servicio que tienen que subir el precio”.

Castellano dejó abierta la posibilidad de nuevos incrementos en  el 2017 y consideró que los nuevos ajustes en el año “dependerán  del precio internacional del petróleo, del tipo de cambio y de la  inflación”.

El aumento de los combustibles en 2016 fue del 31 por ciento, y ahora la nafta común superará los $18 y la premium excederá los $20, mientras la más cara, la V-Power de Shell, llegará a $21,50

A partir este nuevo aumento, la nafta premium de YPF costará más de 20 pesos por litro, al tiempo que la Súper y el gasoil tendrán un valor superior a los 18 pesos. 

Durante 2016 el gobierno nacional, el sector petrolero y los  sindicatos alcanzaron un acuerdo con el objetivo de mantener un nivel de actividad razonable frente a la caída del precio internacional del petróleo crudo.

A través de ese acuerdo, se redujo un 16% el precio de los crudos locales en dólares (10% a principios de año y 6% en la segunda mitad del año) y se acordaron también aumentos paulatinos en el precio de los combustibles. 

Los aumentos en los surtidores se otorgaron hasta mayo de 2016, con lo cual los precios se mantuvieron sin modificaciones durante los últimos 7 meses.