Con el corte de calles frente al Ministerio de Educación de la Nación, los trabajadores de ATE inauguraron oficialmente el año en lo que a piquetes respecta.

Sin embargo, tanto la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, como el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, salieron ayer a declarar que la tolerancia hacia los cortes de calle se acabó. Emulando el fallido protocolo “antipiquetes” anunciado a pocos días de asumir el nuevo gobierno, desde el oficialismo apuntan a que la unidad de las fuerzas policiales bajo la órbita del gobierno porteño permitirá un mejor control de las calles.

“Lo vamos a solucionar porque no aguantamos más. Así no salimos como sociedad”, dijo Diego Santilli. El segundo de Horacio Rodríguez Larreta hizo esas declaraciones tras presentar una serie de operativos tendientes a controlar el mosquito del dengue durante el verano en la ciudad.

Santilli resaltó en diálogo con radio Mitre que “no son manifestaciones donde existe el derecho a manifestarse”, sino que “es la búsqueda de visualizar los problemas por sí mismo y eso perjudica a millones de personas que vienen a trabajar y cumplir con su presentismo”.

Diciembre negro
Las declaraciones llegan tras un último mes del año 2016 con récord de protestas. Por eso, el propio presidente Macri habría reclamado mayor presencia policial y control de las calles al jefe de gobierno porteño.

Por las dudas, Santilli aclaró que el problema tiene epicentro en la ciudad, pero excede sus límites: “Nosotros tenemos manifestaciones de diferentes provincias y de diferentes segmentos, no sólo con lo provincial, sino de empresas. Me acuerdo de Cresta Roja, que en la ciudad lo hacía y no tenemos una planta de Cresta Roja en la ciudad”, sostuvo, y agregó: “Es el epicentro del levantamiento del reclamo pero sé de situaciones que muchas veces le son ajenas”.

La ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, también hizo referencia al tema: “2017 va a ser un año donde vamos a poder ver una mayor tranquilidad en las calles de la ciudad. Que sepa el jefe de gobierno que vamos a estar para ayudarlo”, aseguró, dejando en claro que la responsabilidad política quedará en manos del sucesor de Macri en la ciudad