CURIOSAS

3 de mayo de 2016

Tres exoplanetas y una estrella

Por primera vez, un grupo de científicos dio con un grupo de estrellas que podrían ser habitadas. Una de ellas tiene tamaño y temperatura teórica similares a los de la Tierra. Para los investigadores, es un cambio de paradigma

Un grupo de científicos anunció haber descubierto un trío de planetas de “tipo” terrestre a 39 años luz de distancia. Los especialistas explicaron que, hasta el momento, esos tres planetas son la posibilidad más fuerte para hallar vida fuera del Sistema Solar. Estos exoplanetas “potencialmente habitables” orbitan alrededor de una estrella enana fría, y uno de ellos tiene tamaño y temperaturas “teóricas” similares a los de la Tierra, lo que abre expectativas de hallar indicios químicos que, a su vez, generen vida. A este novísimo sistema planetario y estelar se lo denominó Trappist-1, por el telescopio que lo detectó desde el observatorio La Silla, en Chile. Hasta ahora se ignoraba que planetas rocosos y del tipo terrestre pudieran orbitar estrellas enanas, por lo que la búsqueda estaba limitada a astros del tipo solar. Para 2018 una misión espacial estudiará la atmósfera en esos cuerpos celestes.

Un artículo publicado ayer en la revista británica Nature dio cuenta del hallazgo de “planetas de un tamaño análogo al de la Tierra” y que “por primera vez abre esperanzas de encontrar trazas químicas de vida fuera del Sistema Solar”, afirmó el astrofísico Michael Gillon, de la universidad belga de Lieja y miembro del equipo MIT de Boston, Estados Unidos. El descubrimiento fue realizado por un telescopio de 60 centímetros ubicado en el observatorio chileno La Silla, bautizado Trappist por la sigla en inglés de Pequeño Telescopio de Planetas y Planetoides en Tránsito. Precisamente la distancia a la Tierra permite que con la actual tecnología pueda estudiarse la atmósfera en pos de rastros de vida.

“Nuestro descubrimiento abre un nuevo terreno de cacería alrededor de estas pequeñas estrellas”, explicó Gillon, quien señaló que “a la escala de la galaxia esto implica miles de millones de lugares adicionales en los que la vida podría haberse desarrollado”. Emmanuël Jehin, coautor del estudio, afirmó que “realmente se trata de un cambio de paradigma con respecto a qué camino seguir en nuestra búsqueda de planetas y de vida en el Universo”.

El hallazgo se produjo cuando los investigadores descubrieron que la luz de una estrella se desvanecía ligeramente a intervalos regulares, lo que indicaba que había objetos pasando entre ella y la Tierra, algo que a su vez generaba continuos eclipses.

Este sistema estelar y planetario está ubicado en la constelación de Acuario. Su estrella enana posee una masa aproximada del 8 por ciento del Sol y una temperatura de 2300 grados centígrados. De los tres exoplanetas que orbitan alrededor de ella, uno de ellos es comparable en tamaño y temperatura con la Tierra y los otros dos, con Venus. Estos últimos tienen períodos orbitales de cerca de 1,5 y 2,4 días, respectivamente: es decir que sus años duran alrededor de dos días. “Lo más probable es que estén sincronizados, como la Luna lo está con la Tierra”, explicó el científico Max Hesse. Esto, señaló, podría significar que los planetas ofrecerían siempre la misma posición a su estrella y tendrían, como el satélite de la Tierra, una cara oculta.

“Si bien esto abre expectativas, hay que esperar hasta conocer con exactitud las masas y las características de sus atmósferas, si las tienen, para saber si acaso estos planetas son propicios para la vida. Esto será posible de aquí a cinco o diez años, gracias al telescopio espacial James Webb, que será lanzado en 2018”, concluyó Gillon.

 

Fuente: www.pagina12.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas