NOTAS RELACIONADAS

  • Cosieron a puñaladas a jubilada para robarle el televisor

Los vecinos de Tolosa no entienden que pasó. Una jubilada de 79 años apareció asesinada de un momento a otro en un hecho que todavía no está esclarecido. Ni, parece, cerca de esclarecerse. Por ahora, la causa que investiga la muerte de María Angélica Olmo, está caratulada como “homicidio en ocasión de robo”.

La anciana vivía en su domicilio de 22 entre 525 y 526 con Jorge Jesús Del Negro, un oficial de 23 años que presta servicios en el Comando de Patrullas de San Isidro. La mujer fue atacada por al menos un delincuente en el interior de su casa. El malviviente le aplicó un puntazo en la garganta y dejó que se desangre en el piso: "La herida en el cuello fue bastante profunda”, resaltó un investigador, quien también aceptó que todavía “no hay pistas firmes” pero adelantó que "las próximas horas pueden ser claves".

Las puertas de la casa “no estaban forzadas aunque sí había cierto desorden” y al parecer, faltaba del lugar un televisor 40 pulgadas marca LG "y la cartera”, según confirmó Del Negro. “O permitió el acceso, o la sorprendieron cuando ella lo hacía”, aseguró un jefe policial.  

El detalle que llama la atención es de los pesquisas es que quien cometió el robo y asesinato no se tomó el trabajo de abrir el cajón de la mesa de luz de la señora, donde había cinco mil pesos.

A un metro de donde quedó tendido el cadáver, se encontró la cuchilla, la cual tenía "manchas hemáticas". Los investigadores buscan saber si el asesino pudo haberse cortado, dejando también su impronta de sangre.