INTERNACIONALES

14 de noviembre de 2019

Bolivia: Jeanine Añez tomó juramento a los ministros de facto mientras Evo Morales avisó que están dispuestos a volver

La autoproclamada presidenta intentó seguir la agenda de un mandatario al asumir pero la conmoción interior impidió que sea dentro de la normalidad. El derrocado jefe de Estado habló desde México.

 Tras su autoproclamación en una sesión del Senado sin quórum, Jeanine Áñez intentó inaugurar su poder en Bolivia con sus primeros actos de gobierno en un Palacio Quemado militarizado y vallado. Por su parte, Evo Morales dijo desde su asilo político que "si mi pueblo pide, estamos dispuestos a volver para pacificar, pero es importante el diálogo nacional".

Mientras decenas de miles de personas volvían a bajar desde la ciudad de El Alto hasta el centro de La Paz, Añez armó su primer mensaje oficial ante la prensa y las primeras juras de funcionarios de facto. Designó a 11 de los 20 ministros entre los que se encuentra el abogado de Luis Fernando Camacho, uno de los líderes del golpe.

"Este mandato presidencial de carácter estrictamente provisional tendrá dos objetivos fundamentales: la derogación de la sentencia inconstitucional 0084/2017 de 28 de noviembre de 2017 y la convocatoria a elecciones generales en el tiempo más breve posible tal y como lo establece la Constitución", prometió Áñez frente a la prensa, en referencia al fallo que habilitó la candidatura de Morales a una tercera reelección en los comicios del mes pasado, hoy virtualmente anulados.

Pese al discurso combativo que mostró Añez con Morales y su gobierno, intentó avanzar en dos puntos: reivindicó la whipala, la bandera indígena, como uno de los símbolos nacionales y pidió que "los funcionarios públicos retornen inmediatamente a sus puestos y a ejercer con normalidad sus funciones dispuestas por ley".

Acto seguido, tomó juramente a la nueva cúpula de las Fuerzas Armadas en un acto marcado por los símbolos cristianos y las menciones a la Biblia, Dios, la Constitución y la patria por igual.

Por su parte, Evo propuso la instalación un "diálogo nacional" como "única forma de parar" la crisis desatada a partir de las elecciones del 20 de octubre pasado.

"Qué bueno sería un diálogo nacional, planteado desde aquí, abierto sin ser con agenda abierta, que participen cívicos, políticos que han perdido las elecciones, movimientos sociales de los distintos sectores", agregó.

El ex presidente llamó a sus partidarios a no entrar "al juego de la derecha, que es la violencia", y pidió a las fuerzas armadas y de seguridad que "no se manchen con la sangre del pueblo".

Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera y las máximas autoridades del Senado y la Cámara de Diputados anunciaron sus renuncias el domingo pasado, cuando las protestas derivadas de las elecciones del 20 de octubre habían dejado tres muertos y cientos de heridos y detenidos.

Los dos primeros, junto a otros ex funcionarios, llegaron a México, que aceptó darles asilo político.

Horas después, Áñez se declaró presidenta del Senado e inmediatamente presidenta de la república en la sede del parlamento, después de que el Legislativo no reuniera quórum para tratar la renuncia de Morales y la sucesión en el Ejecutivo.

Fuente http://www.minutouno.com

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas