SOCIEDAD

13 de junio de 2019

La historia de Javier, el nieto recuperado 130

Imágen @abuelasdifusión

El tiempo no para y las esperanzas de recuperar su identidad lo llevaron hoy a saber quién es en realidad.
Por Monica D'Assisi

Durante la mañana del jueves 13 mediante una conferencia de prensa, Abuelas de plaza de mayo presentaron públicamente al nieto recuperado 130. Se trata de Javier Matías Darroux Mijalchuk, hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux desaparecidos en la última dictadura militar, exactamente en diciembre de 1977.

 La presidenta de la fundación, Estela de Carlotto, expresó : " Javier Matías pudo encontrarse con su familia, saber su origen biológico e iniciar la búsqueda de su hermano o hermana, ya que Elena estaba embarazada de dos meses" y destacó la felicidad que produce la lucha que da resultados positivos.

Javier contó la triste historia de la desaparición de su madre y la suya. El tenía apenas cuatro meses cuando su madre recibió una carta donde le darían datos de su esposo Juan Manuel secuestrado días antes.

La misma sería entregada en mano en la calle Pampa entre Avda Lugones y Figueroa Alcorta, por lo que acudió a la mencionada cita con su hijo.

Desde ese momento nada más supo su familia sobre ellos.

El bebé fue encontrado a pocas cuadras de allí por una mujer que luego lo adoptara. Desde siempre supo que había sido adoptado pero si bien de joven creía que “estaba bien” su vida, sospechaba ser hijo de desaparecidos y con la insistencia de su esposa de pensar que tal vez alguien de su verdadera familia estaría buscándolo decidió acudir a Abuelas donde confirma y recupera su identidad .

Si bien se siente feliz aún su lucha continúa por la búsqueda de un hermano o hermana, ya que al momento de la desaparición su madre estaba embarazada.

En el expediente asentado en la filial Abuelas de la provincia de Córdoba, donde comenzó su búsqueda, consta que “el bebé fue encontrado en la intersección de las calles Grecia y Ramallo - a pocas cuadras de la Ex ESMA- por una señora que pasaba caminando por allí (quien luego lo adoptara).

Su padre Juan Manuel Darroux trabajó en Prefectura desde diciembre de 1961 hasta junio de 1966. Entre septiembre de 1969 y mayo de 1975 realizó tareas administrativas en la Universidad de Morón, provincia de Buenos Aires, donde conoció a Elena - madre de javier – quien cursaba la carrera para Contadora.

Emocionado, feliz y con palabras “apuntaladas por un borrador” por miedo a que las emociones lo hicieran olvidar, Javier agradeció a todos los que lo acompañaron e incentivaron en ésta búsqueda y durante la conferencia de prensa en varias oportunidades se abrazaron con su tío quien lo buscaba desde siempre, con la certeza de poder encontrarlo.

“Gracias abuelas por no perder la esperanza de encontrarme con vida y gracias tío por no dejar de buscarme durante 40 años” expresó emocionado.

“La restitución de mi identidad es un homenaje a mis padres, una caricia al alma” concluyó Javier.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas