OPINION

6 de abril de 2019

Otra marcha....mucha protesta y cero definición

Foto: Punto a punto

Por Martina Lorenzutti
Para redacción PPR

La convocatoria de la CGT no fue, en mi opinión, una movilización más. Mas allá de que todos los sindicatos y movimientos sociales se plegaron, aunque muchos la calificaron de politizada y desunida, ya que las diferentes columnas marcharon por separado, todas terminaron confluyendo en la Plaza de los dos Congresos. La foto aérea es muy impresionante, no entraba ni un alfiler más. Algo que tampoco fue exclusivo del día de ayer, pero suele repetirse cada vez más. Sabemos todos de sobra que tenemos una CGT que no se decide al paro general, pero lo contundente de los reclamos de los trabajadores se hace cada vez mas visible y compacto.

Todo esto frente a un Congreso donde la oposición y los no siempre tan opositores, lograron mediante el quorum sentar en sus bancas al oficialismo, con la intención de algo tan simple como trabajar, cumplir con sus funciones. La idea era tratar 80 proyectos a favor de la gente: eximición del pago de ganancias a jubilados, emergencia alimentaria, tarifazos, despidos. Ninguno fue tratado previamente en comisiones, por lo tanto, se requerían dos tercios para que fueran aprobados. No se logró el objetivo claramente. El primero: el de ganancias fue el único que se llegó a votar con 130 votos a favor y 80 de cambiemos impidiéndolo. Como siempre los que quedan excluidos de pagar son las jubilaciones de privilegio las de arriba de 62.400 pesos, tan solo un 2% del total. El resto, los mas vulnerables, la inmensa mayoría seguirán haciéndolo.

Quedó a la vista que cambiemos solo está interesado en discutir los proyectos que a ellos les sirve, como seguir podando el sistema jubilatorio o la flexibilización laboral, impuestos por el FMI. Mientras tanto, según se quejaron varios legisladores opositores, entre ellos Graciela Camaño del Frente Renovador y según sus palabras: “nos pagan por no hacer un carajo”.

Ante un presidente y un gabinete que hace oídos sordos ante las demandas de los trabajadores y que se mostró ayer en la provincia de Entre Ríos junto a Rogelio Frigerio y al candidato radical por la gobernación, ratificando el modelo económico y pretendiendo convencer de que es “el único camino posible”. Para ellos de hecho lo es: continuar fomentando la bicicleta financiera, apañando los tarifazos de las empresas prestadoras de servicio esenciales, todas en manos de sus amigos y pidiéndole perdón al fondo monetario internacional, por no haber podido cumplir con las metas de reducción de déficit y así conseguir el próximo desembolso que nos va a seguir endeudando por generaciones. Con respecto a esto, merece un párrafo lo que declaró Carlos Vegh, economista para América latina: “el ajuste se cobra un alto precio en Argentina”. Esto se traduce en que en 2018, debido al programa de austeridad que aplicó el gobierno, nuestro país tuvo una contracción de la actividad económica de un 2,5 del PBI. Y proyectan para este año un 1,3 representando el tercer desempeño de americalatina, después de Venezuela y Nicaragua. Por mas que el presidente nos quiera vender que gracias a él no vamos camino a ser Venezuela, el mismo organismo lo contradice.

Lo contundente del pedido de ayer, miles de trabajadores que temen por la pérdida de sus fuentes laborales, los que aun tienen la suerte de tener un trabajo. Lo más notable sobre todo fue la demanda de organizaciones sociales y barriales que se plantaron frente al ministerio de desarrollo social, comandado por Carolina Stanley a quien le exigen que se cumpla el derecho a la alimentación de los chicos, ya que no se están entregando los litros de leche ni la cantidad de comida que necesitan los comedores y merenderos. Todos vimos cómo fue maltratada y maniatada con precintos una mujer que hace la tarea de dar de comer a tantas bocas hambrientas. El hambre no espera, las barrigas crujen y la ministra no solo no recibe a las agrupaciones, sino que mira para otro lado. Un verdadero ejemplo de lucha y coraje de las mujeres con criaturas que se animaron ante los uniformados y ante carros hidrantes a armar sus carpas y de a poco empezar a prepara las ollas con guiso. Por mas que las amenazaron, persistieron. Los cobardes no pudieron con ellas, no se animaron a reprimirlas.

Es por eso por lo que las acciones del día de ayer fueron muy significativas, a pesar de que los pedidos son siempre los mismos, un cambio en el rumbo económico, algo que el gobierno no está dispuesto a hacer. Dejando de lado, los que aun siguen creyendo en este gobierno y lo volverán a votar sin dudarlo y que lamentablemente es todavía mas de un tercio del electorado.

¿Como van a seguir las protestas a lo largo de todo este año? Probablemente con una virulencia cada vez mas fuerte. ¿Como va a terminar todo? Nadie lo puede predecir exactamente, pero si se puede intuir que los conflictos van a escalar a niveles impredecibles, sin duda.

Sra. ministra, Sr. presidente la gente tiene hambre, los chicos cuyos padres se han quedado sin trabajo están pasando serias necesidades alimentarias. Decirles que no tienen corazón, es algo mas que obvio. Solo puedo citaron un viejo refrán: TODO SE PAGA EN ESTA VIDA. 

www.PPRdigital.com.ar

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

OPINION
Stanley: