Los choferes de la línea de colectivos 5 de llevaron a cabo un paro este miércoles tras un nuevo asalto sufrido en Capital Federal por uno de sus compañeros y reclamaban al gobierno nacional “presencia policial” en lugares aledaños al recorrido de los ómnibus.
 
Además, exigían a la administración central que “invierta” en el desplazamiento de agentes de las fuerzas de seguridad.

De esta manera, le dedicaron algunas palabras a la Ministra de Seguridad: “Bullrich, si nos está escuchando, por favor invierta unos pesos en seguridad. Queremos ver a las fuerzas de seguridad cotidianamente en las calles en patrulleros, en motos, como sea”, reclamó uno de los conductores en diálogo con el canal C5N.
 
Otro conductor aseguró: “Nos duele dejar sin servicio a la gente que va a trabajar todos los días, pero hay un eslabón que no cierra y es la seguridad: no hay presencia policial”.

Por último, la medida se levantó luego que la Policía aseguró más presencia en la zona para mayor seguridad en el recorrido.
 
Siniestro

La línea 5 de colectivos une los barrios porteños de Mataderos y Retiro. Poco antes de las 6 de la mañana, tres ladrones con armas de fuego, que simulaban ser pasajeros, subieron a un interno de la línea 5 en la intersección de las avenidas Argentina y Piedra Buena, en el barrio de Villa Lugano.

Uno de los delincuentes, en una escena que investigadores policiales procuraban terminar de dilucidar en la mañana de este miércoles, efectuó unos disparos arriba del colectivo poco antes de escapar.
 
“Por suerte, no pasó nada grave”, sostuvo a media mañana un compañero del chofer que iba al mando de ese interno.
 
Y amplió: “Lamentablemente, son hechos que vienen sucediendo hace rato; no solamente arriba del colectivo, sino que también le pasa a compañeros cuando vienen a trabajar. Tienen problemas de seguridad”.
 
Por último, otro conductor que sufrió un episodio de esas características relató: “Llegando acá (por la terminal de Mataderos), a la empresa, me interceptaron dos personas. Me pegaron y me robaron todo lo que tenía. No es la primera vez que pasa. Acá, en el barrio Piedra Buena, es una zona liberada. Te da miedo venir a trabajar”.