Por Gabriel Arias
garias@cronica.com.ar

Una retroexcavadora rompió un caño maestro de agua, dejó a varios usuarios sin suministro de agua potable en el barrio de Villa Lugano y además, el servicio del Premetro tuvo que ser interrumpido por el agua acumulada en las vías. En tanto, tras varias horas de intenso trabajo por parte de los operarios, el vital servicio volvió a los hogares.

El incidente tuvo lugar en el cruce de las avenidas General Fernández de la Cruz y Escalada de dicho barrio porteño en las primeras horas del miércoles, cuando según Diego Muñíz (vocero de AYSA, Aguas y Saneamientos Argentinos) “una retroexcavadora de una empresa ajena a nosotros rompió un caño de 150 milímetros, que es un conducto de distribución, aunque ya cerramos la válvula y estamos trabajando en la reparación del mismo. Lo que queda ahora es un anegamiento en la zona del Premetro. El Premetro no funciona porque tiene agua estancada, y esto no depende de AYSA, y el estanque se debe a que el agua no escurre. Aunque el agua que anega las vías es poca y la electricidad que alimenta a las formaciones va por arriba, el servicio se corta de manera preventiva hasta que se vaya toda el agua”.

En relación a la falta de suministro de agua para los hogares, Muñíz agregó que “la afectación es muy menor porque tenemos tanques de reserva, la gente tendría agua como para 6 horas más y como ya estamos arreglando el caño, no creemos que el perjuicio sea tan grande, salvo aquellos que no tienen tanque porque poseen un maxikiosco o comercio de planta baja, y toman el agua directamente de la canilla. El servicio de AYSA estará suspendido hasta la total reparación, de hecho, el caño roto deberá ser cambiado por otro nuevo. Los dientes de la retroexcavadora son tan fuertes que pueden cortar un caño de estas características. Lo que pasa es que hay muchos servicios que pasan por debajo de las veredas y calles, que un pequeño error puede hacer que se rompa una instalación”.

Al cabo de algunas horas, el caño maestro fue renovado y los vecinos volvieron a tener agua potable en sus casas, y el servicio del Premetro volvió a ponerse en marcha para alegría de los usuarios del mismo.