Por Luis Autalán 

lautalan@cronica.com.ar

El bloque de los gremios del transporte que integran la CGT ofreció las reacciones más duras contra el acuerdo para evitar despidos hasta marzo, pero sobre todo, contra la política del gobierno. En amplia gama y temario, los tópicos tuvieron máxima sensación térmica en Pablo Moyano, que en declaraciones periodísticas y sin espacio para metáforas disparó: "El Presidente (Mauricio Macri y el ministro (de Trabajo, Jorge) Triaca son mentirosos, no creo que se cumpla el compromiso para evitar despidos".

El adjunto de los Camioneros e integrante del consejo directivo cegestista acotó una ironía, preguntándose si en el caso que hubiera cesantías tendría que visitar la casa de Triaca. En tono agudo también el jefe de la La Fraternidad Omar Maturano le aseguró a BAE Negocios, "nos hablan de avanzar al empleo del siglo XXI, pero con los derechos laborales del siglo XVIII".

El ferroviario, líder de los maquinistas pidió la palabra en la reunión tripartita del martes, donde coincidieron los empresarios, el gobierno y la CGT, para semblantear su disgusto por los dichos del jefe de Estado respecto de la renovación sindical.

Argumentó que las comisiones creadas en la mesa de diálogo por Trabajo y la Productividad, ya revisten en el Consejo Nacional del Salario, recordó la promesa pendiente por la eliminación de la quita salarial de Ganancias y que la cartera laboral no contemple planes de capacitación, el metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez y  Juan Carlos Schmid, respaldaron la tesitura de Maturano en la mesa circular.

Respecto de una posible medida de fuerza, el jefe de La Fraternidad consideró que la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) no se quedará de brazos cruzados, al menos para debatir y sentar postura. El combo de lo expresado por Pablo Moyano y Maturano, marca un punto severamente crítico dentro de los rieles de diálogo para pasar las fiestas en paz.