El terremoto ocurrió a las 6 de la mañana del martes (hora local, 18 del lunes en Argentina), con epicentro en el mar y a 10 kilómetros de profundidad frente a la prefectura (provincia) de Fukushima, y se advirtió claramente también en Tokio, 200 kilómetros al norte.

Las autoridades emitieron un alerta de tsunami con olas de tres metros y ordenaron evacuar poblaciones costeras de la zona afectada, en las que no se habían reportado víctimas ni daños. 

Poco más de dos horas después del sismo, las primeras olas de hasta 1,4 metros comenzaron a golpear contra el puerto de Sendai, consigna un despacho de DPA. 

También lanzaron alerta de tsunami para la prefectura de la vecina Miyagi. 

En cuanto a la preocupación por la repercusión que este sismo podría tener en las centrales nucleares del país, sólo se informó que el sistema de refrigeración de las piscinas de almacenamiento de combustible en la central de Daini, Fukushima, se vio afectado por falta de energía eléctrica.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, instruyó desde Buenos Aires a su equipo a dar “máxima prioridad” a la seguridad.

Abe, que inició la primera visita oficial de un premier nipón a Argentina en los últimos 57 años, dijo en una conferencia de prensa que dio instrucciones a su equipo para que dispongan todo lo necesario para la atención de los afectados por el terremoto.

La instrucción al gabinete japonés fue de dar “máxima prioridad en la seguridad para atender estos desastres”, dijo el primer ministro durante la rueda de prensa en el Hotel Emperador del barrio de Retiro, en el centro porteño.

Sin daños

Los reactores nucleares de la planta de Fukushima Daiichi no registraron anomalías tras el fuerte temblor -al que siguieron varias réplicas-, afirmó en Tokio la sociedad ’Tokyo Electric Power’, al destacar que no hubo cambios en el nivel de las radiaciones, según un informe de la emisora Nhk.

La planta de Fukushima fue afectada en 2011 por un sismo de 9,0 grados y posterior tsunami, que dejaron 19.000 muertos y 100.000 evacuados y causaron severos daños en los reactores y fugas de material radiactivo, en el mayor desastre nuclear luego del de 1986 en Chernobyl, Ucrania.

Tras el terremoto de este lunes la tierra siguió temblando en el nordeste de Japón con varios sacudones, el más fuerte de 5,3 grados, según un informe del Centro Geológico de Estados Unidos, en tanto desde el mismo país el Geological Survey revisó la magnitud del primer sismo a 6,9 grados en la escala de Richter.

Nueva Zelanda

Un sismo con una magnitud  preliminar de 6,3 remeció el martes a la región central de Nueva  Zelanda, a poco más de una semana después de que un poderoso  terremoto en la región septentrional de la Isla Sur dejó a dos  personas muertas.                 

El sismo del martes tuvo su epicentro frente a la costa de  la Isla Norte, a 138 kilómetros de Palmerston North, y a una  profundidad de 37 kilómetros.                 
Miles de réplicas se han registrado desde el terremoto de  magnitud 7,8 que se registró cerca Christchurch en las primeras  horas del 14 de noviembre.