OPINION

2 de agosto de 2018

La noche de los cristales rotos

"Esparciremos la verdad como semilla" Por Monica D'Assisi

Todo ya estaba listo. Los invitados preparados para ver como se refleja la realidad en un documental que genera mucha expectativa. Un film realizado por un equipo de profesionales, basado en la investigación periodística de Juan Alonso , bajo la dirección de Tristán Bauer y con material cargado de heridas recientes en una sociedad desorientada.

En la previa, ansiedad , tristeza, dolor y esperanza, eran algunos de los lazos que unían a los invitados.

De repente, el estallido, los gritos, las corridas, la destrucción de lo material que no es mas que una señal de impotencia ante la verdad: la transparencia del cambio se hizo añicos.

Un grupo de violentos atacaron la entrada del lugar, tan solo porque no encuentran razones que puedan nublar la verdad.

Con adoquines y elementos punzantes que arrojaron cobardemente encapuchados y desde la calle lograron romper las puertas de entrada (de vidrio) del teatro.

Todos los presentes atónitos y sorprendidos , sin poder comprender -a pesar del accionar permanente – tanto odio que los lleva a la práctica de la violencia constante.

Varias personas que estaban en la calle intentaron atraparlos, pero esos violentos cumplen un “servicio profesional”.

Algunos medios transmitieron en vivo inmediatamente tras los incidentes provocados, pero no les fue gratis: también fueron “perseguidos” con “la estrategia del convencimiento”, aunque sin los resultados esperados por la censura camuflada

Al mismo tiempo que ésto ocurría en el ND Ateneo, en C5N, -medio que cubría en vivo lo ocurrido en la puerta del teatro de la Premier-, es notificado por la policía que debían desalojar el edificio por una amenaza de bomba, que fue recibida de forma telefónica. En ese momento habia invitados que se negaron, junto al personal del canal, a abandonar el lugar.

Simultáneamente a éstos hechos, durante la desconcentración de la convocatoria a Plaza de mayo realizada por organismos de DD HH.  seis manifestantes, - cuatro hombres y dos mujeres-, fueron arrestados por la policía de la ciudad por “atentado y resistencia a la autoridad”.

Los incidentes se extendieron a la zona de la Catedral Metropolitana y en las cercanías del Cabildo.

Tres hechos violentos al mismo tiempo, en diferentes lugares pero con un denominador común común: silenciar la verdad.

Recuperada la calma los espectadores ingresaron a la sala de proyección donde la presentación transcurrió normalmente, bajo un clima de emotividad absoluta y eternos aplausos que dejaron solo para el análisis el mal momento provocado por serviles inadaptados .

Entre lágrimas y esperanza, será una noche para recordar como “La noche de los cristales rotos”.

 

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas