Por Luis Autalán
lautalan@cronica.com.ar

La Corriente Federal de Trabajadores (CFT) insiste en reclamarle al Triunvirato que lidera la CGT que éste defina un paro nacional. Al respecto, consideran que "orgánicamente" el confederal ya le otorgó mandato para efectivizar la medida de fuerza.

Desde ese bloque que lideran Sergio Palazzo (Bancarios), Héctor Amichetti (Gráficos) y Horacio Ghilini (Sadop) dejaron entrever a este diario que "no opinan en cuanto a resultados obtenidos" sino por el "vigor de los reclamos" que la CGT debe hacer explícitos ante el gobierno de Cambiemos "por el desarrollo de su plan económico neoliberal y nefasto para los trabajadores". Exigen el fin de las cesantías y suspensiones.

Mal diálogo
Por medio de un comunicado, además consignaron que, más allá de que la Casa Rosada "menoscaba" el real concepto de diálogo que propone el papa Francisco, "hubo y hay una definición concreta: el problema es esta política económica que afecta al empleo, al poder adquisitivo de las familias trabajadoras, a la industria y al interés nacional".

Con el gobierno pensando en pagar algún adicional de fin de año en cuotas, la CFT también consideró "la realidad dice que se aceptó la lógica de esa orientación económica que excluye a millones de trabajadores del empleo estable y los relega al papel de ciudadanos de segunda, encerrándolos en la lógica perversa del asistencialismo".

En cuanto a "críticas" constructivas, la cúpula del sector sindical que permanece en la CGT pero "dando la discusión interna", tras el congreso del 22 de agosto, remarcó que "tras los confusos anuncios sobre bonos insuficientes, que tienen demasiadas exclusiones y de ninguna manera se corresponden con los reclamos reales de los trabajadores, se pretende vender que se ha establecido el diálogo. Limitado, eso sí, a ese esquema de gobierno que beneficia a los muy ricos en perjuicio de los pobres, los sectores medios, las cooperativas, los emprendimientos familiares y las pymes".