Flor de susto se llevaron los policías que estaban de guardia en una comisaría de Sri Lanka.

Un cocodrilo de dos metros ingresó en una comisaría y generó la huida de los policías, que no regresaron a su lugar de trabajo hasta que especialistas de la fauna capturaran al reptil.

El reptil entró por la puerta trasera de la seccional de Nochchiyagama, ubicada a 190 km al norte de Colombo.

"Los policías evacuaron el local" y "nadie resultó herido", indicó un portavoz policial.

Los habitantes de la región están acostumbrados a ataques de elefantes en aldeas de zonas alejadas, pero nunca había ocurrido que un cocodrilo ocupara una comisaría para pasar la noche, explicó la fuente.