NOTAS RELACIONADAS

El secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, dijo que el acuerdo alcanzado el miércoles entre el Gobierno y lo que consideró "un sector" de la CGT es "una respuesta miserable para los trabajadores" y sostuvo que la propuesta aceptada por la central obrera "forma parte de la agenda que impuso el Gobierno, aceptando migajas para los trabajadores".

Ademas, consideró que los dirigentes que se reunieron con los funcionarios del Ejecutivo son "un sector de la CGT" y adelantó que desde su central tratará de "coincidir" con algunos gremios cegetistas para llevar adelante una medida de fuerza.

"El sector de la CGT, porque a partir de ahora hay que empezar a hablar así, el sector de la CGT que fue a esta negociación, aceptó discutir los puntos que el Gobierno imponía. El Gobierno no quería discutir la reapertura de las paritarias, el Gobierno no quería discutir un compromiso público de terminar con los despidos. En esa agenda que el Gobierno impuso, la CGT aceptó discutir migajas para los trabajadores", dijo Yasky.

En esa línea, en declaraciones formuladas a Radio del Plata, el sindicalista desacreditó la discusión sobre el bono de fin de año y postuló que "lo que se está discutiendo" entre los trabajadores es "cómo se llega a fin de mes".

"El Gobierno le impuso a esta CGT lo que el Gobierno quería discutir y con quién quería discutir. ¿Por qué no convocó a las dos CTA?", se preguntó el dirigente gremial, y tildó de "verso" el discurso oficial a favor del "diálogo con todos los argentinos".

Consultado sobre una posible fractura de la CGT tras el acuerdo con el Gobierno, Yasky evitó responder pero anticipó que desde la CTA se están "reuniendo con otros sectores de la CGT" y citó el encuentro compartido el miércoles en la Universidad Metropolitana de los Trabajadores con Víctor Santa María (trabajadores de edificios) y Pablo Moyano (Camioneros).

"Yo creo -añadió- que la semana que viene se iniciarán distintos debates y conversaciones donde ya no va a haber dos CTA y dos CGT sino que habrá gremios de nuestras centrales discutiendo una propuesta en común a esta propuesta miserable del Gobierno y a esta aceptación claudicante de esta parte de la CGT" para "tratar de coincidir y de garantizar que haya en todo el país una respuesta concreta de paro y movilizaciones". Para Yasky, estas medidas tendrían que haber sido "la respuesta desde un primer momento contra el ajuste, los despidos y los tarifazos en la Argentina".