POLITICA

3 de septiembre de 2016

MARCHA FEDERAL

La gente se volcó a las calles a reclamar contra las políticas de ajuste, tarifazos y despidos de Mauricio Macri

Por Mónica D'Assisi

Mientras el presidente de Argentina busca avales en el exterior, cosa que no parece encontrar ni las inversiones se asoman, el pueblo argentino se volcó a las calles para reclamar contra las políticas implementadas por el gobierno Macrista.

Con apenas ocho meses en el poder ha logrado, a través de las presiones ejercidas en el ámbito legistativo, judicial y provincial, retrotraer al país a una situación similar a la vivida durante el gobierno del ex presidente Fernando De La Rua, en  2001 donde muchos recordamos cual fue el triste final.

Las promesas  de campaña incumplidas, la justificación de sus errores en el camino del aprendizaje a gestionar, la falta de diálogo, la soberbia,  el ajustazo, la negación de una situación catastrófica con miles de desempleados, militantes PRO ocupando cargos en el estado con altos sueldos, corrupción en la cúpula, las cuentas no aclaradas del propio presidente en el exterior, el dinero no blanqueado de la vicepresidenta Michetti en su casa,  los negociados de algunos de sus ministros que obtienen beneficios lucrando con el estado,  son algunos de los motivos por el cual la sociedad se ve inmersa en un clima de desconcierto y bronca.

Las centrales obreras propusieron un tiempo de espera con la ilusión de que algo entrara en el camino correcto, pero fue en vano. El impuesto a las ganancias se promete a futuro, las paritarias no se abren durante este año y el poder adquisitivo de quienes aún mantienen su puesto laboral disminuyó más del 50% . La industria argentina agoniza frente a la apertura de las importaciones, las pymes mueren y los pequeños comercios van cerrando sus puertas cada día.

La flexibilización laboral se asoma con la persecusión ideológica. La grieta se convirtió en un abismo y lo peor del resentimiento afloró en quienes llegaron al poder a través de mentiras prometedoras. Desconocen nuestra historia reciente, niegan la realidad y avalan el quiebre de las instituciones de países hermanos.

La inflación bajó a costa de la miseria y el hambre

Hoy, se vivió un día histórico. cientos de miles de personas ( las cuales muchas de ellas provenían de las provincias ) se unieron en la plaza de mayo, frente a la casa Rosada para gritar MACRI PARA LA MANO.

No todos estaban encolumnados bajo las banderas de los gremios convocantes, ni de las agrupaciones políticas variopintas que se hicieron presentes en el lugar. Se vieron muchas familias, gente mayor y hasta los comerciantes del microcentro expresaban su esperanza en la fuerza popular.

El pueblo se cansó de esperar y de ser engañado. Mientras el microcentro era una marea humana, los medios encargados del blindaje informativo desinformaban para no romper con su rutina, pero los ojos del mundo pudieron ver la realidad: El hundimiento de un país que durante doce años, aún con errores, supo vivir en paz y feliz. 

El viento de cambio no fue a favor del pueblo. El gobierno abrirá sus oídos al reclamo popular?

Aún no está dicha la última palabra.

Mañana puede ser un gran día.

 

Mónica D'Assisi

Periodista

www.PPRdigital.com.ar

 

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas