El cadáver salvajemente masacrado a golpes en la cabeza de un mecánico apareció en el interior del taller utilizado por el sujeto, en un episodio registrado en la localidad bonaerense de San Nicolás.

La infortunada víctima, identificada como Alberto Ugoli, de 50 años, fue localizada sin vida dentro de su domicilio, ubicado en el cruce de Juana de Guella y Pringles.

En la vivienda del occiso, que era oriundo de Rosario, en la provincia de Santa Fe, había un taller mecánico improvisado en el que este individuo se desempeñaba con otros 2 colaboradores.

Ensangrentado

Trascendió que los operarios concurrieron al taller para desarrollar sus labores, oportunidad en la que vieron la puerta abierta y al propietario del lugar tendido en el suelo, sin vida, ensangrentado, y con un golpe en la región del cráneo. En diálogo con vecinos de la víctima, éstos les dijeron a los investigadores que Ugoli había bebido con amigos y que los habría llevado en un vehículo, perteneciente a un cliente del taller, a sus viviendas.

Al volver, el auto en que conducía Alberto se atascó en el barro, por lo que debió hacer un tramo a pie de alrededor de 50 metros por el lodo. Una de las hipótesis que se manejan es que, al llegar a su casa, varios malvivientes esperaban al mecánico y, tras golpearlo, lo habrían asaltado, pero en la vivienda no faltaban objetos de valor, aunque tampoco se encontró su aparato de telefonía celular.

Otra de las hipótesis sería que Ugoli, que acostumbraba a consumir bebidas alcohólicas, hubiera tenido alguna pelea con otro vecino y que todo hubiese sido un ajuste de cuentas, pero los habitantes del barrio afirmaron que el individuo no tenía enemigos.

Pesquisas policiales de la comisaría 1ª de San Nicolás procuran averiguar lo ocurrido. Intervino en esta causa el doctor Martín Mariezcurrena, fiscal en turno correspondiente al departamento judicial de San Nicolás, quien dispuso la realización de una serie de pericias en el escenario del episodio, que provocó consternación en el barrio.