Un tren de Belgrano Cargas que partió de Mendoza con carbón y vino jamás llegó a destino, pero más allá del dolor de cabeza que seguro significó para el dueño de la mercancia, para otros fue un regalo del cielo.

La formación descarriló en la provincia de Córdoba y, allí, los lugareños que se habían acercado a ver que sucedía se dieron cuenta que lo que salía del mismo era, nada más y nada menos, que vino. Y, por supuesto, aprovecharon y se sirvieron.

El accidente se produjo a 3,5 km de la localidad de La Cautiva, en el departamento de Río Cuarto. La formación había partido desde Palmira, en Mendoza, con destino a Buenos Aires.

De los 10 vagones que componían la formación, descarrilaron 8, la locomotora resistió y esto salvó la vida de ambos motorman. "Observamos que uno de los rieles, estaba como muy levantado. Nosotros pasamos con la máquina (locomotora) y ya el primer vagón comenzó a descarrilarse y a desmoronarse hacia abajo del camino. Menos mal que no caímos con la máquina", explicó uno de ellos.