Tras los tarifazos, que no le dan respiro a los usuarios, ahora el ajuste se empieza a sentir en los supermercados.

Según los propios usuarios, quienes fueron subiendo a las redes sociales diferentes fotografías de donde se daba esta insolita situación, los grandes comercios en principio prohibieron comprar más de una botella por persona (otras otorgaban dos o tres por persona o grupo familiar), y luego decidieron que para adquirir un aceite, hay que abonar un paquete de fideos o de arroz, dependiendo del supermercado.

Las increibles medidas, no solo enfurecen a los vecinos, sino también lo complican a la hora de las finanzas. Al momento, 1,5 litros de aceite cuestan $60, mientras que en el Mercado Central, los 5 litros salen $105.

En tanto el Gobierno, que aún no tomó medidas al respecto, mientras que las quejas también aumentan, desmintió la gravedad de la situación y afirmó que, a lo sumo, el aumento sería del 30% y regiría desde agosto.

Pese a todo esto, muchas cadenas de supermercados y pequeños comerciantes, remarcaron sus precios o ya directamente en algunas no se encuentra aceite de girasol, porque especulan con venderlo en el futuro a mayor costo, obteniendo una mejor ganancia.

Mirá como se desespera la gente en un super mayorista