@Rfilighera / rfilighera@cronica.com.ar

Se conoció en la cartelera porteña un reciente éxito del teatro londinés, puntualmente la obra de Henry Lewis, Jonathan Sayer y Henry Shields, que lleva el sugestivo título Como el Culo (The play that goes Wrong), con un elenco, generosamente eclético para el abordaje de sus diferentes roles.

En efecto, Daniel Aráoz, Walter Quiroz, Florencia Raggi, Diego Reinhold, Nicolás Scarpino, Gonzalo Suárez, Julieta Vallina y Máxi de la Cruz constituyen el combo interpretativo.

La traducción del texto es responsabilidad de Pablo Rey, en tanto, la dirección del espectáculo corresponde a Manuel González Gil.

El nudo argumental está centrado en un grupo de estudiantes, pertenecientes a una universidad del conurbano que, para ayudar a las finanzas de ese establecimiento, deciden llevar a cabo varios emprendimientos culturales, entre ellos, teatro. La citada pieza, presentada a ese supuesto auditorio de familiares y amigos, revela, en principio, el panorama firme que habrá que sortear, complicaciones de escenografía e incomprensión del propio guión del espectáculo.

Repararemos en puertas que no se abren, cuadros que se caen sorpresivamente, un ascensor con dirección al “cadalso”, sillones que se desploman, las “paredes”, muy truchas y apenas sostenibles. Desde lo técnico, cuadro de situación, sumamente devastador. En la acción, intérpretes que se intercambian roles, salidas a destiempo, percances de índole físico en el escenario. En definitiva, ni con viento a favor el resultado (de la historia argumental estamos hablando) parece que va a derivar en panoramas medianamente aceptables.

Y lo que es el disparador de un supuesto asesinato se convierte en un permanente juego de confusiones, torpezas y afines. Con algunos altibajos (reiteración de situaciones ya advertidas para el espectador), la comedia es atractiva y con un humor siempre a flor de piel.

Recordemos la reflexión de aquellos maestros que decían que “La comedia no la hace el que quiere, sino el que puede”. Por consiguiente, el soporte interpretativo de este espectáculo es, decididamente eficaz, y nos invita a entretenernos con buenas armas, para toda la familia y con buen gusto.