Docentes porteños nucleados en Ademys cumplieron este lunes un paro de 24 horas con movilización en el reinicio de las clases tras el receso de invierno, mientras que el gremio UTE-Ctera comenzó una semana de asambleas en las escuelas en reclamo de aumentos salariales.
 
UTE-Ctera y Ademys, dos de los 17 gremios docentes porteños,
profundizaron sus planes de acción gremial tras rechazar por “insuficiente” la última propuesta de un incremento salarial de 21,5% que formuló la administración de Horacio Rodríguez Larreta en paritarias el 13 de julio.
 
Los maestros porteños de Ademys cumplieron una huelga de 24 horas y se movilizaron a la sede del ministerio de Educación de la Ciudad, Paseo Colón al 200, donde reclamaron una recomposición salarial “acorde a la inflación”.
 
Allí, el jefe de Ademys, Jorge Adaro, exigió que “el gobierno de Rodríguez Larreta convoque a la Mesa Salarial, constituida por todos los gremios del sector, para debatir un aumento superior al ofrecido hasta ahora”.
 
“El descontento crece entre los docentes, por lo que no descartamos nuevas medidas de fuerza en los próximos días”, advirtió frente a la cartera educativa porteña que conduce Soledad Acuña.
 
Los manifestantes cantaron consignas contra la política económica de Mauricio Macri, demandaron un aumento salarial y reclamaron la anulación de la resolución 2307/17, que implica el traspaso de los cargos de lenguas extranjeras a la Gerencia Operativa de Lenguas en Educación (GOLE), por considerar que “violenta el Estatuto docente”.
 
En tanto, UTE-Ctera, el gremio más representativo del distrito, realizó este lunes la primera jornada de una semana de asambleas en las escuelas en el marco de una plan de acción gremial ante lo que consideran “el nulo interés oficial por la educación pública”.
 
“A la disminución sistemática del presupuesto educativo, que en diez años bajó del 30% al 18%, la gestión de Rodrí¡guez Larreta sumó una propuesta salarial que por la pérdida de poder adquisitivo agravó la falta de personal y el paro silencioso que dejó a miles de estudiantes sin clases con la anuencia del Poder Ejecutivo”, sostuvo el jefe de UTE-Ctera, Eduardo López.
 
El sindicalista dijo que durante la semana de debate en las escuelas “surgirán propuestas que analizará el plenario de delegados para determinar las acciones a seguir en defensa de los salarios, las condiciones laborales y el derecho social a la educación”.
 
En Jujuy, los docentes nucleados en Adep y Cedems cumplieron en esta jornada un paro de 24 horas sin asistencia a los lugares de trabajo, en rechazo a la propuesta del 10% de aumento salarial en dos tramos que formuló el gobierno provincial.
 
La medida de fuerza de los maestros jujeños fue considerada “ilegal” por el ministro de Trabajo de Jujuy, Jorge Cabana Fusz, al afirmar que “el paro está fuera de lo que marca la legalidad”.
 
“Los gremios incumplieron un acta firmada donde se comprometieron a no realizar ninguna medida de fuerza en el marco de la paritaria docente”, dijo el funcionario, y advirtió: “La premisa sigue siendo: día trabajado, día pagado”.
 
Los gremios docentes Adep y Cedems anunciaron el viernes el paro que cumplieron este lunes y el gobierno provincial dispuso la conciliación obligatoria, aunque los sindicatos dijeron que “no fueron notificados”.