NOTAS RELACIONADAS

  • Calificadora yanqui le sugirió más ajuste a Macri

Un severo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), liderada por las mayores potencias, y a la cual Argentina aspira a ingresar, advirtió que en nuestro país “la corrupción afectó el clima de inversión”, señalando también el alto déficit fiscal, la baja calidad de la enseñanza y la urgente necesidad de hacer reformas a nivel tributario y laboral.

El “Estudio Económico Multidimensional de Argentina” fue presentado el jueves en rueda de prensa por la directora de OCDE, Gabriela Ramos, junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

En lo macro, se espera que Argentina avance hacia la reducción del déficit fiscal para garantizar la sostenibilidad del endeudamiento externo. Asimismo, recomienda reducir el gasto en haberes previsionales frente al envejecimiento poblacional que, según el informe, compromete el futuro del sistema.

El informe plantea, además, que Argentina debe asignar mayor autonomía al Banco Central, lo cual fue cuestionado por el jefe de asesores del Ministerio de Hacienda, Guido Sandleris.

“Nosotros creemos que el Banco Central es independiente”, sostuvo el funcionario en la conferencia, si bien admitió que a futuro podría haber cambios en su carta orgánica.

Algunas de las observaciones del informe del bloque -que entre otros países conforman Estados Unidos, Alemania, Japón, Israel y Canadá-, señalan que las “rigideces del mercado laboral debilitaron la creación de empleo, aumentaron el costo laboral y bajaron la productividad del trabajo”.

También que “el déficit fiscal subió sustancialmente en los últimos años”, por lo que “mantener el acceso a los mercados y financiarlo requerirá de un plan creíble de reducción de ese déficit”.

Al recomendar la reforma impositiva, afirma que “el sistema tributario es complejo y pocas personas pagan impuestos. Contribuye poco a disminuir las desigualdades y crea incentivos a crear informalidad”.

Tal vez lo más doloroso, por cierto, sea esta sentencia del reporte: “El cumplimiento de la ley se ha debilitado y la corrupción afectó el clima de inversión”.

No menos certera es la observación de que “la calidad de los maestros es baja”. La OCDE reconoce, no obstante, que “estas reformas envolverán costos, porque habrá empleos que se pierdan en algunas firmas y sectores, mientras se crean en otros lugares”.

El mayor desafío que plantean los países ricos sería que las políticas propuestas logren la adhesión de la franja más vulnerable de la sociedad, o sea el 30 por ciento de pobreza, señalado por el propio informe.