Una pareja de jubilados fue maniatada y golpeada este jueves en su casa de la localidad bonaerense de Quilmes por cinco delincuentes que permanecieron en el lugar durante más de dos horas, y que amenazaron con secuestrar a la mujer si no obtenían dinero.

Según relató Daniel Segal, hijo de las víctimas y periodista de la agencia de noticias Télam, el hecho ocurrió alrededor de las 4.30 de la madrugada, cuando cinco delincuentes ingresaron a la vivienda de sus padres, Jorge (73) y Lía (77), ubicada en la calle Triunvirato al 900, en el citado distrito del sur del conurbano.

Los ladrones entraron a la casa luego de barretear una reja aparentemente "con un crique", ya que según Segal "la arrancaron de cuajo", y luego levantar una persiana.

Ya dentro de la vivienda, los asaltantes redujeron a la pareja y exigieron la entrega de dinero en efectivo, mientras amenazaban con secuestrar a la mujer y entregarla en 20 días a cambio del pago de 300 mil pesos.

"Vos tenés plata, decinos donde está la plata", exigieron los ladrones, que luego ataron y acostaron a Lía en el suelo de la habitación, relató Segal.

En tanto, Jorge fue tapado con una manta y golpeado en la cabeza entre cuatro y cinco veces, mientras los delincuentes buscaban dinero y objetos de valor por toda la casa.

Según le contaron sus padres a Segal, los ladrones estuvieron durante dos horas y media en la vivienda y eran "muy organizados", todos bien vestidos, y "hablaban bien", por lo que aparentemente "no estaban drogados".

Durante ese lapso, los asaltantes rompieron paredes, muebles y sacaron zócalos de los pisos, en búsqueda de un supuesto botín de dinero escondido. Además ataron a Jorge con cordones de zapatos.

Segal contó que solamente había en la casa dos mil pesos sobre una mesa de luz que su padre había retirado de un cajero automático el día anterior, y señaló que sus padres habían sido "dos laburantes"  que no manejaban grandes sumas de dinero.

Los ladrones se fueron de la vivienda cerca de las 7 de la mañana, con bolsos en los que se llevaron el dinero en efectivo, herramientas, un equipo de música, una cámara de fotos y un teléfono celular, en un horario en el que según el hijo de las víctimas, ya suele haber movimiento en la zona.

Luego de unos minutos, cuando Jorge advirtió que se habían ido los delincuentes, se desató y fue en busca  de su esposa para liberarla, tras lo cual llamó a su hijo para darle aviso del asalto.

Segal contó que llegó a la vivienda de sus padres a los 15 minutos del llamado y que tanto la policía, luego de llamar al 911, como una ambulancia del Same, fueron al lugar de inmediato.

Los médicos constataron que sus padres se encontraban en buen estado de salud, pero Segal remarcó que están "asustados" y que su madre fue "medicada" para que pudiera descansar.

Acerca de los delincuentes, Segal comentó que hasta el momento no fueron localizados, pero que el comisario de Quilmes que se hizo presente en la casa, le dijo que estaban investigando un hecho similar ocurrido en la zona y que tenían previsto realizar un allanamiento en las próximas horas.

Sobre si el hecho fue al voleo o premeditado, el hijo de la pareja de jubilados no pudo aseverar ninguna hipótesis, pero cree que algún tipo de inteligencia realizaron, ya que enfrente de la vivienda de sus padres hay otra habitada por una pareja de ancianos y sin rejas, por lo que al acceso a ella hubiera sido más sencillo.

Segal recalcó que en la cuadra no hay cámaras de seguridad ni circulan patrulleros por la zona, y que "había custodia en el barrio hasta que asumió la nueva gestión".