El gigane asiático censurará expresiones homosexuales en la red, equiparándolas con el terrorismo.

La medida apunta contra “videos que muestren actos o relaciones sexuales ’anormales’ como el incesto, la homosexualidad y la violencia o el abuso sexual deben ser removidos”, informó la agencia oficial Xinhua.

Pese a que la homosexualidad es legal en China desde 1997 y fue desclasificada como un desorden mental en 2001, todavía una mayoría de chinos ve esta condición sexual como una enfermedad. 

En tanto, el Gobierno carece de cualquier tipo de protección a este colectivo que en China está formado por unos 70 millones de personas.

"Los proveedores deben adherirse a los estándares políticos y estéticos correctos, y producir programas que se centran en la gente y en promover los valores socialistas y la cultura china”, apunta el comunicado.

El reglamento requiere que todos los proveedores de servicios audiovisuales en línea establezcan un principio de “chequeo inicial” y examinen cuidadosamente el contenido antes de transmitirlo.

Está prohibido por tanto producir programas que contengan contenido que viole las leyes y las políticas religiosas, ponga en peligro el interés nacional, incite al odio étnico o infrinja la privacidad.

También las escenas que dañan la imagen nacional, menosprecian a los líderes revolucionarios, propagan las conquistas militares de los antiguos emperadores o difunden el extremismo religioso deben ser cortadas o borradas, así como las que resaltan la violencia y el asesinato, los narcóticos, los juegos de azar y las supersticiones como el conjuro de espíritus y la reencarnación.

Los proveedores que violen las regulaciones recibirán un castigo que varía desde la crítica pública hasta ser reportado a la policía para una investigación más profunda.