La aparición de brutales casos de maltrato animal conmueven a las provincias de Córdoba, Tucumán y Río Negro. En la localidad cordobesa de Alta Gracia, "Mostaza", un perrito que circula por las calles hace meses, fue atacado por un hombre que le tiró agua hirviendo. Una joven lao encontró lamiéndose carne viva.

“Lo recogimos y lo llevamos a una veterinaria, ahí lo curaron para lo cual lo tuvieron que dormir por completo. Luego lo llevamos a otra veterinaria donde quedo internado para recibir un tratamiento diario y curaciones hasta que la piel vuelva a cicatrizar”, relató Lourdes a Resumen de la Región. Aparentemente, de acuerdo con la opinión de los veterinarios que revisaron al perrito, las heridas son compatibles con una quemadura de agua hirviendo, por lo que debe recibir curaciones diarias

Por otra parte, en la ciudad rionegrina de Cipolletti, un hombre asesinó a una perra pitbull de al menos siete cuchilladas. El can, que tenía 5 años y pertenecía a un mecánico chileno, fue ejecutado en una casa ubicada enfrente del taller de su dueño. La mascota se había escapado de su hogar, cruzó la calle y desapareció por unos 5 minutos. Cuando salió, agonizaba, quedó tirada y murió.  

En Tucumán, una perrita de 45 días fue hallada despellejada en un basural. Una mujer la encontró debido al llanto desconsolado del animal. De inmediato "Angelita" fue asistida y evitaron que muera desangrada. Tenía el lomo y una patita delantera en carne viva. "Cuando la vi pensé que estaba muerta. Pero aún respiraba y tiritaba por el dolor. Estaba hecha un ovillito esperando la muerte", describió la rescatista en redes sociales.

"Estaba visiblemente cortada con un cuchillo. Prolijamente. De manera macabra. No puedo describir la precisión de los cortes. Esto no lo hicieron niños. Esto fue hecho por un sádico que no tiene corazón", concluyó.