La principal productora de frutas del Alto Valle de Río Negro y Neuquén, la empresa San Formerio, atraviesa una profunda crisis y como no puede pagarles los salarios a sus 320 operarios, les ofreció entregarles mercadería a cambio, para que ellos mismos salgan a venderla.

El problema, según denunciaron, sería que se trata de manzana “podrida” que los potenciales compradores no quieren comprar al precio que Formerio propone.

Los trabajadores de la frutícola vienen padeciendo las consecuencias de dos meses sin cobrar sus salarios ni el proporcional del aguinaldo, vacaciones ni aportes sociales. Según estiman las fuentes gremiales, la deuda superaría los 15 millones de pesos.

Ante semejante situación, los operarios cortaron la entrada y la salida de camiones de la planta, ubicada en las afueras de General Roca, provincia de Río Negro, donde la productora se mantiene vendiendo partidas marginales dentro del país, luego de haber terminado su contrato el año pasado con su mayor comprador, Expofrut, una empresa multinacional.

Manzana podrida

Planteada la medida de fuerza, la empresa recurrió a una polémica propuesta. Natalia Tripailau, vocera de las empacadoras, explicó en declaraciones periodísticas que desde la empresa les dijeron que “nos daban la fruta y que nosotros buscáramos compradores. Nos pareció mal, pero lo hicimos porque necesitamos comer”.

“Conseguimos varios productores del Valle que se mostraron interesados, pero los dueños les pidieron ocho pesos por kilo y es una manzana toda picada, podrida, que no sirve para nada. No quieren perder un peso”, lamentó Tripailau.

La producción de peras y manzanas genera 74.000 empleos directos en Río Negro y Neuquén, pero el panorama es crítico desde 2014, por las dificultades comerciales y de infraestructura que afrontan los productores regionales