Los integrantes de una familia del departamento de Santa María, en la provincia de Catamarca y sus vecinos viven desde hace un tiempo atemorizados por la aparición de un esqueleto que aseguran, los ataca.

Según las investigaciones, en los dichos de la familia y vecinos, se deja ver que apareció un esqueleto, el cual provoca pánico y estupor. Al principio, todo no era más que una leyenda, un "boca en boca" que parecía más armado para asustar que otra cosa. Pero cuando otros pobladores también lo vieron en acción, el temor fue inevitable.

Según los pobladores, el ente habría provocado la rotura de vidrios de ventanas y puertas, arrojado piedras y causado desastres en el domicilio en que apareció. Sin embargo, por pedido y recomendación externa, se optó por no decir nada, ni alertar a nadie, para que no cunda el pánico.

¿Cómo actúa? Quienes presenciaron su acción, aseguran que se moviliza en una especie de remolino y que suele desaparecer introduciéndose en una chimenea o de manera espontánea. El pico máximo de horror llegó cuando la presencia succionó a un menor, sepultándolo en la tierra hasta la altura de la cintura.

Según detalla Catamarcaya, un sacerdote reconocido por la comunidad de Santa María, expresó que ya asistió al lugar para atender a la familia y llevarles la palabra de Dios y que aún lo continúa haciendo.

En tanto los sucesos con carácter diabólico continúan y los afectados recurren en auxilio a la iglesia, la pregunta de muchos es: ¿cuál es el origen de la situación?

Los más osados afirman que un joven integrante de la familia habría recurrido por curiosidad a navegar por internet en búsqueda de material para nada recomendable.