La operación fue planeada por un "grupo terrorista" con sede en tres lugares: uno en la ciudad meridional de Yeda y los otros dos en La Meca, anunció el portavoz del Ministerio de Interior saudíta, Mansur al Turki.

La primera operación desarticulada tuvo lugar en el distrito de Asila, en La Meca, mientras que el segundo fue en el barrio de Aiyad al Masafi, localizado justo en el interior del recinto de la Gran Mezquita.

El suicida estaba escondido en una casa del barrio de Aiyad, cuando empezó a disparar contra las fuerzas de seguridad para luego hacerse explotar pese a los intentos de la policía para disuadirlo.

La fuente añadió que durante la redada, seis personas resultaron heridas, al igual que cinco miembros de las fuerzas de seguridad saudítas.

Tras las diferentes operaciones, la Policía arrestó a cinco personas, entre ellas, una mujer.

Los hecho suceden antes del comienzo del Aid al Fitr, la festividad con la que se celebra el fin del mes de ayuno musulmán y que se espera que comience el próximo domingo.

Las autoridades saudíes han anunciado la detención de varias células del grupo islamista radical Estado Islámico (EI) y de decenas de personas vinculadas al grupo extremista en los pasados meses, en los que no se han producido atentados en el país.