OPINION

4 de julio de 2016

Entre la espada y la pared

Es complicado tratar de comprender las “estrategias” políticas, cuando somos mero espectadores de una realidad reflejada en un transmisor comprado por el poder económico.

Desde que ganó ella, con el 54% parece haberse convertido en la pesadilla de la ambición de poder, que no dudó ni un segundo en infiltrarse en la ”lealtad incondicional”, al mejor estilo de los dirigentes del peronismo de los años 50.

Infinidad de tapas de diarios y revistas, formaron parte de la campaña de desprestigio contra su gobierno, en un sinfín de denuncias -desestimadas posteriormente por la justicia- por falta de pruebas.

Cuanta duda e intriga pudiera generarse a su alrededor en los medios masivos de comunicación, serviría como herramienta útil para lograr el objetivo.

Cada una de éstas descalificaciones estaba relacionada a lo personal, y no a lo especificamente político, pero igual era de utilidad. Cuando la finalidad del veneno es matar, no importa si afecta el corazón o la cabeza: lo importante es terminar con la vida.

Tenían que convencer a todos aquellos que siempre despotricaron de la política, más allá de vivir mejor – o no- gracias a ella, que es una actividad “detestable, mala corrupta y hasta indecente”. Que paradoja.....es la actividad practicada por muchos colegas que eligieron perder la ética que predican desde el fondo de su conservadurismo nostálgico.

Pero es mas fácil la tarea si corremos con el codo los obstáculos y allanamos el camino de los “profetas del futuro”que se llenan los bolsillos y tiran algunas migajas a sus cadetes.

Y la tarea tuvo sus frutos. Con un país funcionando,integrado al mundo, con mayor consumo e inclusión social, menor desempleo y el desarrollo del crecimiento de la industria nacional, casi un 5% fue convencido que se necesitaba un cambio. El proceso de la derecha, no solo en América Latina sino a nivel mundial extendió su mano para encerrarnos en su puño.

Y de la mano de este nefasto proceso llega Mauricio Macri, manejado por los grandes líderes del poder económico interno, y no tanto.

Y comenzó la brutal y cruel persecusión, típica venganza del poder maquiavélico, de los que aspiran a crear un mundo para pocos.

En cada país con los recursos e idiosincracia que dan lugar a la bestialidad humana. En el nuestro con el mayor cinismo e insensibilidad que puede caberle a un grupo de negociadores que ven en el trabajador a un esclavo egipcio, sometido a las leyes del palacio. Pero este faraón no es un Dios. Es un simple empresario manejado por el desconocimiento de la trayectoria política. Y eso , a la larga o a la corta encuentra una respuesta como devolución.

Después de haber logrado su cometido a nivel de destrucción de imágen personal de la ex presidenta, salen a la luz una serie de actos de corrupción, de ex funcionarios (del gobierno anterior )y de actuales, pero éstos últimos son omitidos por un poder judicial aliado al sistema de dominación del pueblo. Nunca se sintió tan en carne viva la fusión de los poderes de un sistema político que más que democrático se asemeja a una monarquía. Con la colaboración del periodismo “in-dependiente” continúa su trayecto el proceso de descuartización popular. Y comienzan a separar miembros del cuerpo.

Algunos órganos se ven más funcionales en otros cuerpos....

 

La realidad social muestra el resultado del capitalismo salvaje, puesto en práctica por el gobierno Macrista, y la Tinellización les hace creer a la miseria y el hambre son el derecho de piso necesario para ser felices.

Pero de pronto el hambre levanta la voz, la salud se revela contra la peste amarilla ...y la gente deja de consumir tanta tv, porque no puede pagar la tarifa de electricidad.

Es ahí entonces donde la miseria se convierte en esperanza. La lobotomización mediática se revierte y se recupera la capacidad de razonamiento en cada desocupado, cada pequeño empresario que quebró, cada padre de familia al que le bajaron el salario o paga un impuesto a su sueldo, mientras que a los ricos les quitan esa obligación.

Entonces la “malvada” deja de serlo. Castigada por los medios político- corporativos, y por una oposición que al no tener propuestas superadoras encontraron en el desprestigio la mejor herramienta de ataque, rompe su silencio tras el asedio de un juez corrupto y apañado por el gobierno (de “colegas” delincuentes) y regresa al campo de la militancia activa para construir una base sólida y -en lo posible- depurada de carencia de lealtad (deseo utópico personal).

Cristina Fernández de Kirchner arribó al aeroparque metropolitano anoche, sabado 2 de julio, a las 22,05 (hora Argentina) y bajo el frio del invierno y una torrencial lluvia miles de manifestantes fueron a recibirla.

“Vamos volver”, “Te necesitamos”, “Te queremos” “Salvanos”, eran algunas de las expresiones que se escuchaban,en su fugaz paso durante la salida del areoparque. Esta vez fue un salud breve y solo a los más cercanos. Desde su entorno se supo que no se sentía bien,pero aún así, una vez llegada a su domicilio, habló a cientos de seguidores que la esperaban.

Ahora comienza la verdadera oposición. Las preguntas son muchas pero los análisis subjetivos dejan mucho para pensar. Los rumores del deseo de Bonadío de ponerla presa suena muy fuerte pero sabemos que no hay pruebas.Tampoco las hay para Milagro Sala y ya van a cumplirse seis meses de su encarcelamiento calificado como meramente político.

Las dudas en cuestión son dos: si la dejan avanzar en la construcción de una oposición real, se transformará en una piedra en los zapatos de Cambiemos, donde ya no será tan fácil sostener la soberbia, prepotencia y el avasallamiento con la que tratan a la democracia y al pueblo.

Si la encarcelan se pone en riesgo la paz social. La respuesta de miles de seguidores se hará sentir en las calles y con el accionar de las fuerzas, a las que Macri les devolvió (el mismo poder con el que el kirchnerismo le quitó para evitar el abuso de autoridad), en nuestro país corremos el riesgo de que se cumpla la profecía de Francisco, y las calles se tiñan de violencia.

Mientras tanto la carrera electoral para las legisltivas 2017 ya comenzó y la negociación de los sectores no afines al Kirchnerismo tienen una impronta de no credibilidad por la contraposición de objetivos políticos.

Se viven tiempos difíciles en Argentina, con promesas incumplidas, un pueblo que sufre el desprecio de un gobierno neoliberaly y muchas necesidadesque no se sentían desde la década del Menemismo. Hoy agravado por prácticas de tiranía.

Pero con la reaparición de Cristina, muchos apuestan a recuperar el modelo nacional y popular que les permitió ser felices durante más de una década.

Ganada o no es indiscutible que la felicidad del pueblo se conjuga en tiempo pasado, y la realidad nos hace pensar que la vida es tan solo una, que se vive con sueños o con mentiras.

Cada uno es responsable de la vida que elige, pero cuando la razón se equilibra con el corazón es imposible no sentir que la patria es el otro.

 

Monica D'Assisi

Periodista

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas