NOTAS RELACIONADAS

  • Camioneta fuera de control atropelló a peatones en Londres

  • Ataque a mezquita londinense fue "un atentado terrorista"

El hombre que atacó a un grupo de musulmanes en Londres ha sido identificado como Darren Osborne, un ciudadano británico de 47 años y padre de cuatro hijos, que según sus familiares no tiene comportamientos racistas sino que “está loco”, informaron medios británicos.
 
‘No es un racista, es que está loco”, sostuvo el sobrino del hombre que la noche del domingo atropelló a una decena de fieles musulmanes a la salida de sus rezos nocturnos en una mezquita en el norte de la capital británica.

En este sentido, su hermana afirmó que lleva años teniendo problemas, mientras que su madre declaró en una entrevista con el canal ITV que su hijo es “una persona compleja”, sin entrar en más detalles.
 
El diario británico The Times señala que Osborne era “un lobo solitario” que acababa de separarse de su pareja y padre de cuatro hijos.

Luego de conocerse la identidad, la familia del agresor se confesó “conmocionada” y “destrozada” ante lo ocurrido y señaló que el hombre no es un racista, sino que sufría problemas psicológicos.

‘Nos encontramos enormemente conmocionados, es increíble. Aún no lo hemos digerido realmente”, apuntaron en una nota difundida por la BBC, la madre, la hermana y el sobrino del autor del ataque, que añadieron que sus “corazones están con aquellos que han resultado heridos”.

El ataque, ocurrido poco después de la media noche del lunes, causó un muerto y diez heridos, de los cuales ocho tuvieron que ser hospitalizados, aunque Scotland Yard trata todavía de confirmar si el fallecido murió a consecuencia del suceso.

Ocurre que la víctima, cuando el autor del ataque avanzó contra el grupo, ya estaba recibiendo primeros auxilios en el lugar, ya que se había descompensado previamente. Al parecer, según el citado periódico británico, el día anterior al ataque contra la comunidad musulmana, a Osborne lo expulsaron del pub de su vecindario al que acudía con frecuencia por mostrar un comportamiento antisocial. Además, el agresor, que al parecer vivía ahora en una carpa, había proferido insultos racistas contra el hijo de un vecino el pasado sábado.

La noche del domingo, después de arremeter con el vehículo contra los fieles que se encontraban al lado del templo de Finsbury Park, el hombre gritó, según testigos presenciales, “voy a matar a todos los musulmanes” y fue diciendo a sus víctimas: “te lo merecías” o “yo ya he cumplido con mi parte”. Posteriormente, la Policía Metropolitana de Londres lo detuvo por supuesta “comisión, preparación e instigación al terrorismo”, así como por “asesinato e intento de asesinato”.

Los agentes allanaron una dirección de Pentwyn, al este de Cardiff, donde Osborne consta como domiciliado.

La comisaria jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, consideró este lunes que lo sucedido era “claramente, un ataque contra los musulmanes”, al tiempo que el secretario de Estado de Seguridad, Ben Wallace, admitió que los servicios de seguridad nacionales han registrado recientemente un aumento de movimientos ultraderechistas en el país.