NOTAS RELACIONADAS

Con eje en la economía, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuestionó este domingo, en su primera aparición mediática tras dejar el gobierno, el rumbo adoptado por Cambiemos.

En una entrevista con la señal C5N, consideró “"evidente"” la persecución en su contra, que lleva semanas denunciando, y aseguró que pedirá a los juzgados que investigan el desvío de fondos desde el gobierno “"una auditoría completa, realizada desde distintos organismos, sobre los supuestos sobreprecios denunciados"”.

"“Como el Consejo de la Magistratura, que ahora audita el accionar de los jueces, yo pido lo mismo sobre la obra pública. Que digan si hubo sobreprecios, de cuánto, en qué obra y quién se benefició”", reclamó. “"Ahora, si lo que se quiere es hacer una caza de brujas, entonces lo que corresponde es seguir señalando así a cualquiera"”, añadió.

Bonadio no

La ex presidenta rechazó que su regreso se deba a la citación del magistrado, para notificarla en la causa dólar futuro. "“No, no no. Yo vine porque tengo una vida personal y política”", aseguró. Enumeró el cumpleaños de su hija (el miércoles) y ver a su nieta como motivos principales, y “"poder reunirme con compañeros y palpar el sentimiento de la gente” entre lo político".

Hotesur y Los Sauces

La santacruceña también buscó desligarse de los supuestos retornos que habría recibido con las empresas Hotesur y Los Sauces, alquilando habitaciones a Lázaro Báez y a Cristóbal López, que no eran utilizadas. “"Yo no alquilo habitaciones, alquilo inmuebles"”, aseguró. Y consideró “insólito” que alguien crea que “"se pagaban coimas a cambio de obras millonarias, alquilando una habitación”".

En cambio, apuntó al Presidente, que alquiló su departamento de avenida Libertador a su amigo y actual titular de la ex Side, “Arbas” (sic), Gustavo Arribas.

Cristina se cuidó de mencionar directamente a los empresarios involucrados en las denuncias en su contra, al tiempo que disparó contra Nicolás Caputo, compañero de primaria de Macri y empresario de obra pública, y Ángelo Calcaterra, también empresario y primo del mandatario. "“La obra del tren Sarmiento no empezó porque Calcaterra, tercer contratista del país, no ponía la plata, y ahora la paga el Estado"”, aseguró Kirchner.

Economía

En un discurso donde lo político domino a las excusas judiciales, la ex presidenta acusó al gobierno de aplicar “"un ajuste monstruoso” con las tarifas de servicios públicos", aunque aclaró que "“no me pone contenta que al gobierno le vaya mal, porque lo paga la gente"”.

Y rechazó las acusaciones sobre la forma en la que el PRO asumió el rumbo de la economía: “"Dejamos un país en marcha, sin deuda, y con consumo interno. Me sorprende y entristece lo rápido que lo hicieron retroceder"“, añadió.