Un hombre atacó el martes por la tarde con un martillo a un policía antes de ser neutralizado por un disparo frente a la catedral Notre-Dame de París, informaron las autoridades.
 
El atacante, herido, cayó frente a la catedral, uno de los lugares más turísticos de la capital francesa, y fue trasladado a un hospital. El agente tiene lesiones leves, indicaron fuentes policiales. Uno de sus colegas abrió fuego contra el agresor. 

La fiscalía antiterrorista de París abrió una investigación. "Escuché a un hombre gritar muy fuerte, y después la gente comenzó a correr. La gente entró en pánico. Escuché dos disparos y vi a un hombre yaciendo en el suelo, con mucha sangre", contó Philippe, un testigo, a AFP

La catedral Notre-Dame, ubicada en pleno centro de París, es uno de los lugares más visitados en Europa, con 13 millones de visitantes por año. 

Francia se encuentra en estado de alerta máxima tras una ola de atentados yihadistas que dejó 238 muertos desde el 7 de enero de 2015, cuando 11 personas murieron en un asalto a la sede del semanario satírico Charlie Hebdo.  

El 13 de noviembre de ese año, un comando yihadista que juró lealtad al grupo mató a 130 personas en varios ataques en la capital francesa.  

El grupo Estado Islámico amenaza continuamente a Francia por su participación en la coalición militar internacional antiyihadista en Siria e Irak.

El relato de una argentina

Desde el interior de la Catedral de Notre-Dame, Analía Pastrán relató que las más de mil personas atrapadas dentro del edificio estaban "tranquilas, en calma, aunque algunos tenían miedo".

Analía, de 31 años, estuvo confinada en el gran monumento medieval, símbolo de la Ciudad Luz en la isla de la Cité, en el corazón turístico parisino, junto a su marido, Guido, de la misma edad, y su hijo Nicolás, de 3.

"Cuando nos acercamos a la puerta nos pidieron que nos quedemos adentro porque había ocurrido un ataque en la plaza y por cuestiones de seguridad no pudimos salir", relató a Télam.