NOTAS RELACIONADAS

  • Casanello investigará si Cristina armó causas a Stiuso

  • "Basta Macri, ahora me denuncian por decir malas palabras"

Carlos Beraldi, abogado de Cristina Fernández de Kirchner, señaló que el audio de una conversación entre la ex presidenta y el ex titular de la AFI Oscar Parrilli era “materia de carácter reservado” y quien lo haya filtrado cometió un delito.

"Me llama la atención que el órgano que está a cargo de las escuchas haya sacado un comunicado diciendo que no fueron ellos los que lo filtraron, pero no dice nada de que hayan iniciado una investigación”, dijo el letrado a radio 10 y apuntó contra el órgano judicial dependiente de la Corte Suprema a cargo de las escuchas telefónicas.

Beraldi dijo que entendía que el registro de la conversación entre Parrilli y Cristina escapaba a la investigación por supuesto encubrimiento para facilitar la fuga del acusado por el triple crimen de General Rodríguez, Ibar Pérez Corradi, y que, por lo tanto, debió ser destruida.

"Lo que se habla no tiene que ver con el objeto procesal, no tendría que haber sido grabado siquiera”, afirmó y sostuvo que la filtración se enmarca en una “violación de secretos” por parte de un funcionario público, aunque dijo que la ex mandataria aun no definió la estrategia judicial a seguir.

No obstante, no descartó que se recurra a un organismo internacional para que “estas patrañas, que son claros abusos, sean sancionadas”.

Respecto de la denuncia que realizó el fiscal Guillermo Marijuan por presunto abuso de autoridad contra Cristina Fernández de Kirchner a raíz del contenido de estos audios en los que hace referencia a causas contra el ex espía Antonio “Jaime” Stiuso, Beraldi la calificó como “un disparate”.  

"Del audio surge claramente que no hay ningún tipo de delito que pueda ser investigado. La conversación entre dos personas en el terreno privado, en donde una le hace referencia a otra sobre la necesidad de buscar antecedentes judiciales, mas allá de que se diga una cosa y se rectifica, no puede extraer una consecuencia jurídico-penal”, argumentó Beraldi. 

Es que, según se puede escuchar en el audio que trascendió a través de los medios, inmediatamente después de hacer referencia a causas “que le armamos” al ex espía, Cristina Fernández de Kirchner se corrige y dice “no que le armamos, que le denunciamos”.

Por su parte, la Corte Suprema de Justicia negó tener relación con la "entrega, filtración o divulgación" de ese audio a través de un comunicado divulgado por el CIJ, la agencia de noticias del Poder Judicial.

La Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado, que depende de la Corte y tiene a su cargo las escuchas telefónicas, informó que “no ha habido entrega, filtración o divulgación de material alguno por parte de esa dependencia fuera de los reglamentos de actuación y protocolos de cadena de custodia establecidos para garantizar el resguardo de la información".

El comunicado recordó que esa Dirección fue creada por las acordadas 02/2016 y 30/2016 de la Corte Suprema de Justicia y está bajo responsabilidad de los camaristas federales Javier Leal de Ibarra y Martín Irurzun.

Previamente, el 29 de diciembre de 2015, un decreto del presidente Mauricio Macri dispuso que las escuchas telefónicas requeridas por orden judicial pasaran de la Procuración General de la Nación a la órbita de la Corte.