La Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur, denunció este martes que el monumento a los héroes ubicado en el Cementerio de Darwin fue profanado por desconocidos, que destrozaron el rostro de la Virgen de Luján. 

El hecho fue denunciado por Sebastián Socodo, ciudadano argentino residente en la Isla Soledad y encargado del mantenimiento y cuidado del Cementerio de Guerra y Monumento a los Caídos en Malvinas del Cementerio de Darwin, indicó la Comisión en un comunicado.

"Lamentamos informar que, en esta ocasión, el ataque logró destrozar el rostro de la sagrada imagen, aplastando la corona y desapareciendo completamente la tez de la Patrona de los Argentinos. Eso se pudo consumar, luego de violentar la cerradura de la ermita”, detalló el comunicado difundido por la Comisión de Familiares.

En ese marco, repudiaron “enérgicamente esta ofensa a la memoria de los 649 Héroes Nacionales, a los símbolos de nuestra Fe mayoritaria” y reafimaron que cejarán “hasta que se esclarezca este acto de provocación incomprensible”. 

Allí, recordaron el acto vandálico que había ocurrido allí en el 2012, cuando fue atacado el blindex que protege la ermita donde se encuentra ubicada la imagen de la Virgen de Luján. 

"Las versiones indicaban que alguien habría golpeado con un martillo, pero las imágenes fotográficas parecían referir a numerosos impactos de bala sobre el vidrio”, indicaron los familiares en el comunicado. 

Además, detallaron que, del mismo modo en que lo habían hecho en aquella oportunidad, “la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas solicitó a las autoridades británicas procedan a investigar la autoría del atentado, y se dé castigo a sus responsables”.

"Como lo afirmamos durante el primer atentado, creemos que dicho acto se enmarca en una escalada de hostilidad por parte de algunos sectores británicos con proyección en ámbitos de influencia local, hacia el más importante homenaje que el pueblo argentino le rindiera a los 649 soldados caídos en el conflicto armado de 1982”, consignó el escrito, firmado por la presidenta de la Comisión, María Fernanda Araujo, y por la secretaria, Dalal Abd de Massad. 

Allí, la comisión entendió, a su entender, que “esa actitud deviene de un clima artificialmente provocado que atenta contra la sacralidad del Lugar Histórico y Cementerio de Guerra de Darwin, verificables en expresiones y actos realizados en los últimos tiempos”. 

Usuarios manifiestan su descontento en Twitter: