Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Más allá de que el mundo político esté hoy interesado en la relación Mauricio Macri-Donald Trump, lo cierto es que cuando pase el verano y llegue marzo faltarán pocos meses para votar. Y el Presidente sabe que la elección de medio término es clave para reafirmar el poder y llegar con chances a un eventual segundo periodo del PRO en el gobierno, tras los comicios de 2019.

Mientras tanto, el análisis que se hace en el oficialismo es que lo peor ya pasó, que las variables económicas sólo pueden mejorar luego del pésimo 2016 que dejamos atrás, y que con la inflación dominada será más fácil ganar las elecciones legislativas.

En este andamiaje, la provincia de Buenos Aires vuelve a aparecer como clave. El peronismo se está rearmando, como lo venimos contando en este espacio, y el Presidente apuesta a la figura de María Eugenia Vidal para el primer distrito electoral del país. Si bien ella no será candidata, sí tendrá en sus espaldas el peso de la campaña.

El primo que espera

Hay dos figuras que se recortan a la hora de las candidaturas de Cambiemos a senador en la provincia de Buenos Aires. Mucho se habló de Elisa Carrió, aunque su destino sería la Capital Federal. En un principio, se especuló con que su grado de conocimiento vendría bien para Buenos Aires, aunque varios dirigentes de peso dentro de Cambiemos ya salieron a manifestarse públicamente para que sea candidata en la ciudad y no en la provincia.

Eso dejaría al frente de la lista de senadores bonaerenses a Jorge Macri, el primo de Mauricio y actual intendente de Vicente López.

Según pudo saber “Crónica”, Macri ya puso a disposición de su primo Jorge a sus principales estrategas de campaña y comunicación: el ecuatoriano Jaime Durán Barba y Santiago Nieto.

Jorge Macri y Durán Barba ya se están reuniendo al menos una vez por mes en la casa del consultor estrella del PRO en la Recoleta para alinear la campaña a la estrategia nacional. Se trabaja mucho en redes sociales y el actual jefe comunal hace apariciones presenciales y mediáticas en el interior de la provincia. Se evalúa que desembarcará en el conurbano cuando la situación económica mejore.

La “campaña” de Jorge Macri seguirá en la última semana de enero en Mar del Plata y en febrero encabezará junto a Vidal el foro de intendentes de Cambiemos 2017, el primero del año.

Pero más allá de los nombres para la campaña, el Presidente imagina que si su primo gana un espacio como senador nacional por la provincia de Buenos Aires, puede representar un buen negocio político en la Cámara Alta, donde el PRO y Cambiemos son minoría. “Imaginate que si va Carrió, al tercer día se pelea con medio Senado”, indicaron a este diario allegados a la interna de Cambiemos.

Macri, aseguran las fuentes, necesitaría en el Senado a alguien de su propio riñón. Si bien en Diputados confía en Emilio Monzó, el legislador de origen peronista no termina siendo siempre de su propia tropa y, cuando puede, se diferencia del gobierno.